jueves, 20 de agosto de 2009

El hombre de mis sueños

A papá.


Ahora

que entre tú

y yo

crece una selva

de recuerdos cortados,

lo que pudo ser

carece de importancia,

y lo que es

está demasiado distante,

como un paisaje desolado

pintando en la frescura efímera

de un oasis,

y quiero atrapar tu espalda ancha

que ahora se inclina,

y besar tus dedos

como copas

de árboles centenarios,

besando tu frente prolongada

en sufrimientos

y más sufrimientos,

por doquier,

a cada hora despierta.


Ahora

que como sillón vacío

meces la soledad de tus mediodías,

recibe

mi mensaje naciente y tardío

que nada puede

contra las mareas del tiempo,

ni los puentes destruídos de la distancia,

ni las cadenas rotas

de libertad comprada

y pagada

a precio de vida

y depreciación de la muerte.


Ahora que pienso.

Ahora que soy.

Ahora que florezco.

Ahora la selva interminable

de los recuerdos

cortados con el hacha

de una lágrima sin fin.




2 comentarios:

cuchillita dijo...

Muy bonito poema dedicado a tu padre, es precioso!!!
Un besazo!

Pedro F. Báez dijo...

Gracias. Lo hice con todo sentimiento en una época en que las relaciones entre él y yo no eran las mejores. Afortunadamente, todos esos desencuentros han quedado superados.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.