miércoles, 16 de diciembre de 2009

Mesianismo


Al que persigue glorias, riqueza y honores sobre las espaldas y los sentimientos de otros... Al pastor que no sabe lo que hace y ordena a su rebaño saltar al abismo para justificar su fracaso interior. A los dictadores, jeques y oligarcas del mundo, en todos los niveles...


Crees tú

poder caminar

por debajo del agua

dividir los peces

hasta llegar al núcleo

de su esencia

transmutar

el vino en oro

y la hostia

en avatar

y cuerpo cósmico.


Crees tener la respuesta

y la llave que abre

todas las puertas

a las respuestas

de todas las preguntas.


Crees poder volar

sin tener que mover

las alas.


Crees poder

levitar

sin apoyarte en tu prójimo.


Crees poder

respirar

por encima

del aliento

de otras respiraciones.


Crees poder

salvar

tu ego

sin querer

salvar

al mundo.


Piedra filosofal

no posees.


Alquimista

nulo

eres.


Mesías,

el que vendrá:

carroza de fuego

en tardía apoteosis.




Nocturno del poeta insomne


Al compás de la música

de la radio cercana;

envuelto en el hechizo

de la medianoche

clara

un suspiro

corta el aire

en espirales

de aburrimiento.


La noche es un velo oscuro

que afuera se agita.


Muerdo el volumen

de parcelado silencio

que me corresponde

ahogado

como estoy

en la sobria tranquilidad

de la hora desprovista

sin ecos

ni mecanismos

ni sombras que arrastren

su semblanza gris

sobre mi desvelo.


El reloj

preñado de horas

aborta las tres menos cuarto.


Mis ojos olfatean

el alba que palpita

posada en futuro resplandor

sobre el rocío niño

y tembloroso

de una hoja

que cabalga

las mareas del aire.


Las ideas bautizadas

una, mil veces

se asoman

a la herejía del pensamiento

cobijado por la pasión

atónita

entre suspiro y silencio...


Secreta infidelidad...


Traiciono al mundo que duerme

sin sospechar

que me acuesto con el tiempo

recibiendo

la agridulce recompensa

de silente fluir

de sus horas

que pesan sobre mis sienes

como una máscara

de creciente duda

y aberrada espera.




Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.