jueves, 28 de octubre de 2010

Los ojos de mi padre

(Con audio en la voz del autor)


A mi padre, a punto de cumplir 82 años y a la memoria del padre de Amelia Díaz que hoy, precisamente, cumple años de muerto.


Amelia, quise así, de alguna forma, estar junto a ti en este día y rendir tributo de respeto a tu viejo, a través del mío...




Tiene los ojos tristes

—como líquidos—

mi padre.


Le lloran

de años extraviados

y de pesos en la conciencia

de hombre que quiso ser

bueno

pero no lo fue

del todo...


Fue gran macho

pero

mal marido.


Excelente padre: tímido amigo.


Se le acabaron las labias

como ramilletes de estrellas

—soporíferas palabras

que abrían de piernas

a las mujeres—.


Se exiló de su ceño el frunce

—la nota que en otro tiempo

fue presagio de tormentas

y vibración

de toque avisor

en el tambor de su guerra

cotidiana—.


Hoy camina

diminuto

—casi como un niño viejo—

hermoso y español de estampa

—como nanocaballero

de silueta antigua y breve—.


Yo lo quiero

porque me ama.


Porque soy

él

en un planeta diferente...


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.