jueves, 2 de septiembre de 2010

De la Gran Escena: La boda

La Gran Escena es la vida. De ella, sus actos más peculiares y sobresalientes...



— ¿Aún no llegan los novios?


— No, todo está listo; pero aún no llegan.


— Ha venido mucha gente...


— Sí, un montón. En la iglesia no cabe un alma y el salón del banquete rebosa de invitados, según un texto de Esperanceja.


— Me contó Ciclana que todas las orquídeas blancas fueron importadas directamente de Maui y las rosas rojas, de Colombia.


— El pastel de bodas lo confeccionaron en París y lo trajeron esta mañana en un vuelo especial de Air France.


— ¡Qué manera de gastar dinero! ¿No?


— Sí, pero ambos tienen muy buenos trabajos, a pesar de la crisis...


— Se compraron un apartamento en Manhattan Beach. Me dijeron que tiene lavamanos y bañeras de vidrio nevado.


— Estas bodas son una locura... Tanto gastar, y después viene el divorcio.


— ¿Y por qué dices eso? ¿No será que te da un poco de envidia?


— No, si yo ya me he casado y me he divorciado tres veces, tú lo sabes... Mi último marido fue un cabrón que sólo supo hacerme dos hijos e irse con otra, dejándome sus deudas. Por eso es que lo digo. Me sobra experiencia...


— No todo el mundo actúa ni piensa de la misma manera.


— Eso es cierto, ¡gracias a Dios!


— Dicen que Mengano llevará un smoking de raso de seda de Armani.


— A mí me contaron que Zutano vendrá con un frac espectacular de Lagerfeld.


— ¡Ahí llegaron los novios! ¡Qué lindos! ¿No?


— ¡Guapísimos! Si hasta me pongo mal... Me dan ganas de llorar...


— ¿Por qué? ¿Tanta emoción te da verlos...?


— ¡Qué emoción ni qué niño muerto! ¡Me da rabia que chicos tan guapos ni siquiera se fijen en una! ¡Qué desperdicio!


— Tú lo has dicho, Fulana: ¡qué desperdicio!


Photobucket

Photobucket



Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.