domingo, 1 de noviembre de 2009

Demostración



1:26 a.m., después de que colocaras 'Inmortal' donde y como tú quisiste...


Gracias

por demostrarme

que estás

conmigo.


La prueba

la defendiste

no en una

sino en dos

repeticiones:

entre 'Mariano'

y 'Desamparo'

—que no existe—

porque llegaste

para decir

que aún

por mí velas.




Umbilicus



Oscuro pezón

de hambreado

alivio.


Sagrada teta

de primario

instinto.


Puente tendido

de umbilical

apremio.




Consuelo



Yo lloro

con los ojos

secos.


Tú descansas

en algún bolsillo

del tiempo.




Desamparo



¡Cuánto te extraño,

madre;

cuánta falta me hace

la musical caricia

de tu voz en mi oido

el tibio roce

de tu pecho en mi frente

(latido arpegio

de tu corazon

en el mío...)!




Inmortal



Te sé cercana

al alcance

de mi aliento.


Oigo el murmullo

de tus labios

que musitan.


Te llevo dentro

como parte

de mi cuerpo.




Mariano



¡Oh, madre nuestra

María

necesito

del amor

que hay implícito en tu nombre:

dulce hebrea

de remoto origen:

vientre en ascuas

al centro

del mundo

ruega

por nosotros

hijos falibles

de otros vientres

sin juicio...!




María



Ser madre

te hace divina

ante mis ojos

aunque fueras

madre terrena

entre tantas.


Celestial don

sobre tu vientre

sea o no

debatible

el fruto.


Carpintero

hijo

de la tierra

y del cielo:

cruce

irreverente

de dogma apocrifado

en el libro

inadmisible

de las abominaciones;

mutación

y triunfo

de la catarsis

sobre la mortal,

pagana certidumbre

de carne,

lujuria

y deceso.


A sus pies

lloraste

el fracaso de las súplicas;

el aborto

de aquella infancia

feliz y distante

en una tarde

del quinto día

en el quinto mes;

la impasible

sordera del infinito

hecho

ardiente planicie

de romano escarmiento

con tu hijo

al centro

flanqueado

por desconocidos

mientras se hacía

roja escarcha

el sangrado destrozo

de su cuerpo hermoso

que luego besaste

en consagración

perenne

de tu amor

por él.




Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.