miércoles, 30 de septiembre de 2009

Defensa poética de la prosa

Me dicen

—dicen ellos,

dice él—

que mis versos,

mis versos amados

de ayer y siempre

tienen la esterilidad

ambigua

de la fluidez

prosaica;

que las imágines son como pájaros

—aquí

y allá—

que los nombres antológicos

sólo adquieren vida

en la cápsula



cósmica

de una idea

cautiva.


Me insultan ellos

—él—

despojando de palabras

mis palabras.


Desnudándolas.


Me insultan y me agobian.


—Ellos—.

—Él—.

—Los críticos—.


Divorciando la poesía

de su paisaje terreno;

dándole alas a un verso

que no es

sin la palabra;

cazando su ascenso

que puede perderse

en los barrotes seculares de la forma.


Lástima de verso.

Lástima de poesía ausente

que detesta los pechos de su madre.


Tengo

_dicen ellos,

dice él—

un amor

desmedido y perverso

por la libertad de la estrofa

que viaja

sin destino;

—dicen ellos,

dice él—

y me acusan, entonces,

de un delito supremo

que conspira con la idea.


Yo

concedo mis hombros mudos

a la defensa de los egos

—los suyos y los míos—

y me escudo

en la flor infinita

del tiempo.


Ellos.

Él.

Yo.

Nosotros.


Perdidos en el feudo del estilo...


Lástima de verso con alas

sin paisaje terreno.


Lástima de poesía ausente

que detesta los pechos de su madre.




Primer Aniversario de Meditaciones en el Mar Rojo

Felicidades a Helen Maran, creadora, autora y guía espiritual del serenísimo y bello blog Meditaciones en el Mar Rojo, que escribe desde Tel Aviv, Israel.

Helen, generosa y amable, tuvo la gentileza de visitar Pedro's Island e invitarnos a recoger el caluroso Abrazo (en forma de premio) que desea compartir con todos sus amigos y seguidores.

Felicitaciones a Helen por su esfuerzo, su merecido éxito, su aceptación desde muchas partes del planeta, sus magníficas Meditaciones en el Mar Rojo y por hacer que sea éste un mejor mundo por obra de su presencia, su amor al prójimo y su labor incansable por mejorarnos a todos.

Quien necesite resarcir y renovar su fe y su numen espiritual (independientemente de credo o religión) debe visitar este blog, escala necesaria en la senda de consecución de un entendimiento y acercamiento de la conciencia individual a una fuerza creadora vital y suprema (llámese como se le quiera llamar) y a los preceptos y esencias más originales y puros del ser humano como ente armónico, dinámico e integrante del Universo.



Despertar



Supo ayer de veras

que no podría

revertir el tiempo

cuando mordió

demudado

la solapa de un sueño

y el sueño se fue

ahullando

como un perro

con las patas

rotas.




María Luisa



Te vi.

Te vi.

Te vi cortar los cabellos

y echar la trenza marchita

a las aguas del río lento.

¿Sabes?

Has ahogado mis recuerdos




martes, 29 de septiembre de 2009

Saint Michael The Archangel / San Miguel Arcángel


September 29



Happy anniversary to us!



September 29, 1980 was the starting point.

29 years together and counting...

I love you, honey, with all my heart! You are a sweet, caring man; an exceptional human being and a brilliant, innovative intellectual.

I am very proud of you and may God grants us both the privilege of loving and being with each other until we are both very old, holding our shaky hands as we admire a Cuban sunset over the shimmering turquoise waters of the Caribbean.

Health, happiness and long lives to us!



La lune d'Étienne






Suspendida sobre París

hay una luna extraña

que los poetas no ven;

una luna

con astas de toro,

como traída de España:

negra luna de aspavientos

y lágrimas secas

que pende lánguida

y se baña en las aguas

de un Sena difícil.


El Louvre

no conoce

esta luna extranjera

que en las madrugadas

baja

a cabalgar

en las fuentes de Versalles,

galopando sobre las aguas

con la siniestra sombra

de un espectro vital.


Los hombres

que venden y beben vino

y las coristas anónimas

la miran pasar

en la forma

de una prostituta

y los ministros

y los embajadores

y los turistas de los Campos Elíseos

la creen

una exótica celebridad

de cabellos opacos.


Étienne la conoce.


La saluda cada alba

con sus manitas

manchadas

de tinta de Le Monde;

cada mañana

en un romance nuevo

que huele a cieno

y naranjos en flor.


Van los dos

atravesando

los arcos

y las plazas convulsas

mientras París lanza un bostezo

de gente que anda al Métro

y a las compras de cada día.


Los pintores se levantan

y los huelguistas van

al escándalo inmemorial,

y cuando los aviones

vomitan turistas

sobre los museos

y las avenidas

la luna de Étienne

les tiende

una guía de la ciudad.


No hay

una sola flor de lis

en todo Paris

y los escudos

y las fachadas ancestrales

se deshacen

en la ignominia

de los borrachos insomnes.


Al apurarse la noche,

se despiden.


Ella va a hacer

su función absurda

que los pintores no dibujan

que los poetas no ven

que los falsos gitanos

no cantan.


La luna de Étienne.


El alba llega

y con ella

la nada.


La cita rota

aborta

la última terneza.


Las manos de Étienne,

sus manos,

vacías.


Su luna ha muerto

ahogada

en un eclipse

de indiferencia

y olvido.




lunes, 28 de septiembre de 2009

Al otro lado del alba


Cuando la tierra llora

no hay opción.


La conmoción sacude

las testas coronadas

y los asientos de piel

de los dictadores,

y la sangre llueve

en un diluvio,

y las llamas devoran

las cárceles de ignominia

donde se pudren huesos amados.


Cuando la tierra llora

no hay ni amanecer

ni ocaso.


Existe un claroscuro

de miedo y de esperanza

que las luces infinitas

no diluyen.

Cuando la tierra llora,

y los ancianos,

y los niños mueren,

y las madres abortan la vida,

surge del suelo un vaho

que ahoga el tiempo imperfecto

de los odios anquilosados.


Cuando la tierra llora

hay un llanto general

que brota de las entrañas

dejando un sabor de sal

en las pieles dormidas.


Déjame llorar contigo,

tierra.


Deja que junto a ti

derrame una sola de mis lágrimas.


Déjame besar tu seno

de frutos carcomidos

y rosas muertas.


Déjame darte vida.


Déjame hacerlo, tierra.


Buscaremos el camino

al otro lado del alba.




Primer ciclo (a un mes de tu partida)



28 a 28: primera circunvolución

completa de la espira.


30 ciclos de luz y sombra;

tú, neblina en la neblina mañanera

como un hálito.


4 docenas.

48 rosas domingueras.

Domingo a domingo ciclo de 7.


74, 47…: ritmo de edades que se miran al espejo…

confrontación del misterio

de universos diametralmente invertidos,

paradójicamente integrados

en carnal matriz

de un casi aborto fieramente aferrado

al útero que fue fragua y luego cuna.



Van Nuys, 28 de octubre de 2008

A un mes exacto de tu despedida…




Poema a la muerte de mi madre



Te fuiste como se van las visiones evanescentes:

silenciosa, calmadamente

como un susurro de tela dócil

rozando la piel que agradece.


Regalaste con tu presencia

la reciente nitidez de un sueño.

Tu cara hermosa sonrió

y tus ojos brillaron para mí

como en otros tiempos.


Supe que te irías un domingo,

desde hace muchos, en año bisiesto.

Supe que partirías en mi dormir,

para no desvelar mi sueño.

Supe que la brevísima angina de mi pecho

anoche a las 8

fue tu corazón

despidiéndose del mío,

tocándome

físicamente

por última vez.


Dios se apiadó de tu rota soberbia;

de mi niño egoísmo

en no querer saberte

ni verte sufrir.


Conversemos aquí,

sin lamentarnos,

aplaudiendo el breve minuto

de tu ocaso tenaz y triste

y tu serena y meteórica ascensión

al incierto consuelo

de otras realidades

tatuadas de arcoíris…


Ya no hay distancia.

Ya no hay temor

a la partida cuando gravite.


Dormiré esta noche

triste pero tranquilo,

nuevas certezas

venciendo

antiguos y crueles pavores.


Te recibo, entonces

como siempre quise:

a mi lado; tibia y dulce

como perfume de mariposa

después de la lluvia…

¡Bienvenida!


Van Nuys, domingo 28 de septiembre de 2008

(año bisiesto)




Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.