lunes, 21 de junio de 2010

Matricidio

A mi Isla amada, en un paroxismo de desesperación inicial que se extiende hasta el presente. Este poema fue escrito en 1985 y forma parte del poemario Insomnia.


(Reposición ahora con audio en la voz del autor)


Foto © Orlando Luis Pardo Lazo


Quiero envenenar a Cuba.

Quiero matarla.

Quiero molerla.

Quiero hacerla añicos.

Ahogarla.

Morderla.

Taparle su boca de playas.

Deshacerla.

Transirla.

Inundarla.

De sollozos.

De espantos.

Poner los árboles

raíces al silencio.

Descuartizarla.

Venderla en pedazos.

Hacer con ella

una pócima de estiércol.

Retorcerla.

Arrasarla.

Devastarla.

Quemar con sus cañas

los recuerdos.

Exprimirle el cerebro de selvas.

Cortarle los brazos.

Dejar que la H

de una bomba

borre

de un golpe

el anhelo.

Orinarla.

Escupirla.

Masturbarme en su rostro..

Rajar su centro que invita.

Incestuar su ocaso.

Doblegarla.

Divorciar sus noches de la magia.

Manchar sus arcoiris adultos.

Patearla.

Romperle los huesos de montañas.

Joderla.

Aniquilarla.

¿Pero cómo?


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Pedro F. Báez-May 2010



Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.