domingo, 4 de octubre de 2009

Mercedes




To Mercedes Sosa, Voice of the voiceless

She is gone

now.

The woman

with the potent

voice

like the Falls of Iguazú

energetic

and booming

as angry thundering

over

the endless,

desolate,

majestic Pampa

of gauchos and lore,

lore herself

forever:

Mercedes

of the voiceless

the one

inextinguishable

Voice.




¡Hasta siempre, Mercedes de América!




Me entero hace unos minutos —con incrédulo estupor y sincero, profundo pesar— que ha muerto uno de los pilares musicales de la América Latina más auténtica: La Gran Mercedes Sosa.

Pérdida enorme, irreparable para la cultura argentina y latinoamericana. Recuerdo sus recitales en La Habana y luego aquí en Los Ángeles, en UCLA y tengo dos CD suyos que contienen lo mejor de su extensa obra interpretativa y autoral. Se va con ella el rostro indígena más genuino de la hermana República Argentina y uno de los máximos exponentes del movimiento de la Nueva Canción Latinoamericana que tuviera su cenit en la década de los años '70.

De todas las versiones interpretadas y grabadas, nadie cantó como Mercedes Sosa esta bellísima y aún vigente página del cancionero latinoamericano con letra de Armando Tejada Gómez y música de César Isella:

Canción con todos:

Salgo a caminar
por la cintura cósmica del sur,
piso en la región,
más vegetal del viento y de la luz;
siento al caminar
toda la piel de América en mi piel
y anda en mi sangre un río
que libera en mi voz su caudal.

Sol de Alto Perú,
rostro, Bolivia, estaño y soledad,
un verde Brasil,
besa mi Chile, cobre y mineral;
subo desde el sur
hacia la entraña América y total,
pura raíz de un grito
destinado a crecer y a estallar.

¡Todas las voces todas,
todas las manos todas,
toda la sangre puede
ser canción en el viento;
canta conmigo canta,
hermano americano,
libera tu esperanza
con un grito en la voz!



Exilio




Tierra mía ausente

si te canto te lloro.


Tengo que escupir el fuego

de tu soledad y la mía

tragándome los recuerdos

que moran la aridez de un vaso.


Partículas de ti en mis manos.

Llanto.

Llanto.


Desaparecida tú a un costado del horizonte de caos.


Prisión de cañas.

Prisión de mis cañas secas.


Canto. Lloro. Llanto.

Canto.


Ida de mis ojos.

Ida de mis brazos.

Ida de mis labios.


Vaso seco con alma.

(Cañas amargas).


Si te canto te lloro:


Canto.

Canto.

Canto.

Canto.




Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.