martes, 22 de septiembre de 2009

Denuncia

Oda de pavor a la III Guerra Mundial


Las manos son un mito

que abre la tierra abrasada

en dos mitades

casi perfectas.


De las uñas

y las cutículas lunares

brotan lianas



y enredaderas de púrpura

que aprisionan

la fantasía ebria

de un pulmón moribundo

y humano

(humana manifestación

de atmósferas sin aire

perdidas en un sueño

de polvo violeta

y violenta luz).


La máquina es perfecta

y su función se cumple

en un llamado de siglos decesos

que arrastran oráculos

de piedra

y el compás azoico

del ente anónimo

y brutal.


Los dedos crecen

y las lianas de las lianas

crecen.


La brecha se expande

en una errupción de pulmones

y gargantas

y corazones arrítmicos;

y el compás azoico de la máquina

traspasa el sol.


El parto

de la era

ha abortado

la inocencia.




Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.