sábado, 3 de octubre de 2009

Poema negro




Mi poema negro

no tiene color:

tiene tintes abismados

de silencio.


Mi poema triste

no tiene llantos:

sólo dádivas ahogadas

de desvelo.


Mi poema sordo

no tiene palabras:

sólo músicas marchitas

—sólo eso—.


Mi poema

maltratado

incoloro

se desgarra.


La noche

cómplice

y yo

presenciando

su fuga

de galopado pavor.


Triste poema

sacrificado

al olvido

de inauditas esterilidades

—denso y dulce

como semen de argonauta—.


Venga a ver, luna.

Venga, silencio.

Venga, noche

disfrazada de horas

—amordazada—.


Viejo viento, venga.


Venga

la estrella opaca

de tanto brillar.


Venga

la calma rala,

el valle hollado,

el arlequín

hecho fragmentos...


Venga, ídolo muerto

(más peligroso por muerto).


Venga, mano fina

(polvorienta

ave de rapiña de los basureros).


Venga, espiga viril de los gozos.


Venga, imperio destrozado

(cabizbajo y vencido imperio).


Venga, virgen.

Venga, loba.

Venga, niño

con máscara de mocos

huérfanos...


(Mi poema negro

se va

desvaneciendo;

caliente la sangre afónica

de su vena

marina y rota:

se lo traga el olvido...


Se lo traga).




2 comentarios:

Shikilla dijo...

Me gusta tu poema, recuerda una canción de cuna triste y melancólica pero con la ternura de la voz materna, dices y le llamas negro pero encierra colores, el rojo de la sangre y el blanco de la luna, el verde del valle y el amarillo de la espiga...este poema negro tuyo no es incoloro, ni creo que se desvanezca, es muy bello.

Pedro F. Báez dijo...

¡Qué hermoso y apreciado es tu comentario sobre mi poema! Gracias de todo corazón. Me agrada y me honra que te haya gustado. Abrazos.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.