lunes, 2 de noviembre de 2009

Carencias


Necesito un azul que sea

infinitamente mío;

una calle que desagüe

su vejez

en la vejez de otras calles...

un bullicio

o tal vez

una fisura

en esta soledad

de cenotafio...

la dulzura evocadora

de un sabor

olvidado...

saber que la ilusión

va

más allá

de los espejos;

ver el mar

tras la calma

mareada

de este desierto;

aquel verdor primitivo

que adorna

la dinámica curva

de tu horizonte

de cielo

mágico y amenazante...

volver y no regresar

para olvidar

que me fui;

recordar

lo que soy

queriendo

siempre

más.




2 comentarios:

MiLaGroS dijo...

Me encanta este melancólico poema. Un abrazo

DOMINGO PUERTA dijo...

Todos tenemos vacíos, amigo Pedro, pero unos con otros los llenamos. Eso es lo bonito, ¿no crees? Además, un hombre nunca está solo del todo. Se tiene a sí mismo. ;)

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.