viernes, 13 de noviembre de 2009

Oralidad del agua


Nadando

en las palabras

que son fuentes;

garganta y oídos

ensartando

la sucesión de gotas

divorciadas

en la atmósfera

de mi ojo

—gota más

de marásmico,

sucio elemento—.


Trago y trago

el vestigio sideral

de espirales

clavadas

en mi lengua

como sacacorchos

—como anzuelos—

en mi lengua

pisciforme

y blanda

—asomo dolido

que acallan

esas cuentas

en surtidores

que llamamos

palabras—.




5 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Precioso, precioso poema.

Saludos, cordiales

Hasta pronto amigo.

Ro dijo...

Cuántas metáforas, cuantas formas de describir...
¿Algo clavado en el alma?, ¿palabras no dichas tal vez?; pensamientos, emociones, sentimientos que imitando la lluvia se dejan caer con la fuerza de la naturaleza, de esa naturaleza interior.

Gracias por compartir, te dejo un abrazo desde una impasible roca en la playa, que es bañada por las olas y habitada por los cangrejos que la recorren atrapando la espuma.
Desde Acapulco
Ro

AMOR dijo...

Precioso !!!!!!!!!!!!!!!!!, vaya Manera mas ilustre de descrbir sensaciones VER.
Besazos

Pedro F. Báez dijo...

Gracias a mis tres visitantes por sus palabras y por gustar de este poema. Abrazos y sean siempre bienvenidas.

L.N.J. dijo...

Es un poema muy sensual, gracias.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.