domingo, 13 de diciembre de 2009

Abnegación


A ti, que desde siempre me proteges.


Oye la madre

el grito del hijo:

pánico azul

en los labios;

roto el pecho de dolor

y cardíaco augurio:


"¡Ayúdame, madre!"

— musita—.


Atraviesa

arcos de tiempo

y eras

insospechadas;

araña

en años-luz

el eco perdido

de las distancias:

escarba la tierra

fósil

removiendo

mil galaxias:


"Aún no es tu hora, hijo..."


Abre los ojos:

todos lloran:

esta vez de alivio;

sorpresa

en las miradas...


En el halo

de luz intensa

del quirófano

se alejan los brazos

de la madre amada.


"Me salvaste, madre...

gracias de nuevo".


Y regalas una sonrisa

a tu madre abnegada...




3 comentarios:

Dama Blanca dijo...

Wow, se pone la carne de gallina... precioso :)

Pedro F. Báez dijo...

Gracias, Dama Blanca. Sentí lo mismo a medida que lo iba escribiendo. Abrazos :)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.