viernes, 20 de agosto de 2010

Arborescencia

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


Bajo mi espalda

la tierra.

Sobre mis ojos

el cielo.


Trazan círculos

contra el azul

las auras

en serenísima parábola

de aerodinámico

sobrevolado imperio.


Surcan la brisa

velas de plátano

y mástiles emplumados

de empinados

cocoteros.


En los párpados

y en las ingles

arde el beso salado

de la resaca

turbia

con lenguas de arena.


El sol castiga la vista

pero lame

amoroso

el pensamiento...


Trae consigo el mediodía

el sonido de las horas

huérfanas:

sonido de anónimas soledades

de bongóes de espuma

repicando

marino silencio...


Soy raíz y copa:

tronco supino

en este preciso momento

rendido a la horizontalidad

del desarraigo

al horror de mis pies

que sin patria

ni suelo

ni tiesto

tiritan.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



3 comentarios:

M. Angel dijo...

Hola Pedro, decirte que en algunos momentos no tengo ánimo para comentar, aun que no lo haga sigues presente en mi.

De tus escritos ya comenté lo gran poeta que sois, y en cada uno de tus versos nos regalas el sentir de tu alma. Tú, tienes la Patria que te vio nacer y todas las patrias del mundo, por que vos sois mundial como poeta y persona

Abrazo
M. ángel

Clara Schoenborn dijo...

Hoy ha sido un placer redoblado venir a leerte mi querido Pedro, porque este poema está realmente bellísimo. Has capturado con mucho arte y destreza escrita la esencia de un momento que impacta la interioridad y donde se entremezclan variados escenarios. Me fascinó. Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Pedro, muchas gracias por la atenciòn presta, ya veo que no quieres que se lean tus poemas.
Perdona las molestias!!

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.