martes, 31 de agosto de 2010

Pseudohaiku de Migdalia

(Con audio en la voz del autor)


Foto © Pedro F. Báez


Migdalia fue mi Smith-Chihuahua de pelo largo y 'cabeza de manzana'. Mi doggie-biche, yo la llamaba, afectuosamente. Fue mi compañera insuperable por diecisiete años y medio. Hubo de partir el 29 de noviembre de 2006, mientras yo visitaba familia en la Florida y ella estaba al cuidado de mi compañero, quien hizo todo por aliviarla sin prolongar su agonía. Aún hoy la lloro. Jamás habrá otra como ella.


¡Te extraño tanto

pequeña de luceros

encendida!


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



7 comentarios:

M. Angel dijo...

Hola Pedro, saludarte y felicitarte por cada verso que escribes, dando muestra de lo gran poeta que sois.

abrazo
M. Ángel

Domingo dijo...

Qué criatura tan linda. Es obvio que hay ausencias que duelen y calan hasta el tuétano de los huesos. Mi perrita cumplirá 15 años en diciembre y suelo entristecerme, porque quisiera que viviera por siempre junto a mí.

Roger Rivero dijo...

Hola Pedro, yo se perfectamente que es sentir lo que sientes, pues Charlie, mi inseparable amigo por 18 años partió hace dos años y se extraña como el primer día, conservo sus cenizas, fotos y videos, pero como sabes la ausencia de estos seres no hay nada que la pueda ocupar, evidentemente son personas y se sufre y extraña como tales, un abrazo grande y deseo al igual que tu, que del otro lado, cuando nos toque, ellos nos estén esperando.

MiLaGroS dijo...

Pedro pasa por mi blog a recoger un premio. Te quiero mucho. No estes triste

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Pedro hermano:
Como siempre, tu escrito me has tocado el alma, amigo querido; actualmente poseo un hermoso chihuahua y siempre he tenido mascota, por tanto, sé el profundo dolor que se siente al perderle. Al igual que los míos a mí, en algún lugar ella te estará esperando.
Recibe mi más solidario y afectuoso abrazo, hermano querido.

Amelia Díaz dijo...

Diecisiete a;os y medio...ufff...
Muchos años compartidos, querido Pedro. Mucho cariño, mucha tristeza...Pero recuerda lo bueno de haberla tenido tanto tiempo a tu lado.

Besos emormesssssssssssssssssssss

Mayte_DALIANEGRA dijo...

¡Qué bonita era tu "Migdalia", huy, casi se llamaba como yo! Me encantan los chihuahuas, mi marido tuvo uno cuando era niño, pero era de los de pelo corto de siempre, no sabía que los hubiese de pelo largo. Tu perrita me recuerda a una pequeñita y negrita que también tuve yo de niña, aunque la mía no tenía raza alguna, era mestiza de pekinés, y también vivió conmigo durante 13 años, acompañándome como mi mejor amiga en mi infancia, pues soy hija única y crecí en un lugar aislado por motivos laborales paternos. Siempre la recordaré, como tú a la tuya, y recuerdo a muchos más perritos y gatitos que tuve y hasta pajaritos huérfanos que crié...Se les quiere como a iguales, pues son quizás más humanos que los propios humanos. Precioso homenaje, muy sentido, mi querido Pedro.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.