jueves, 21 de octubre de 2010

Queja muda para una tarde sin eco

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


Si hoy quisiera

hablar de la tristeza

podría mirar afuera

y comprobar que sigue estando

gris

el cielo

que tienen los árboles

las copas cabizbajas

que el aire

mantiene la inercia

de su malabarismo

sobre los techos inexpresivos

como queloides

de piedra

sobre las pieles de los jardines.


Podría mirar por la cerca

y ver el perro

del vecino

resignado y acreditado de negligencias

como un oráculo

dentado

de hirsuta, domesticada

trascendencia.


Si pudiera

preguntaría a dónde se fueron

todos aquellos rostros

risueños

que no cabían

—ni comprimidos—

en un charco de la ciudad

plegada al deseo de las lluvias

o en qué otro cuerpo

se alargan hoy tus caricias

desde que el mío

siente este frío

de sietemesino

enconado presagio

invernal.


Podría gritar: "¡estoy triste!"

pero ¿de qué valdría?


Mi tristeza es muda

congénitamente

y la tarde es

sorda

desde que te fuiste.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



10 comentarios:

José Baena dijo...

Madre mía Pedro la tristeza de este poema se pega a la piel. Me ha gustado mucho la versificación, hace hincapie en las palabras adecuadas. Y estos versos

"en qué otro cuerpo
se alargan hoy tus caricias"

ya de por sí solos concentran en una imagen toda esa ausencia. Espectacular. La tristeza en poema grita muy muy fuerte. Yo la he oído. Un abrazo.

Amelia Díaz dijo...

El poema es maravilloso, perfectamente construído, cala en el alma y te llena de sensaciones.

Y su fondo...ufff...espero que sea uno de esos pasados que nos traes para poner con audio, querido Pedro.

¿Estás mejor? ¿te llegaron mis pócimas-anti virus de sorgina que te quiere?

BESAZAZO!!!

Suso dijo...

Me encanta esa bella tristeza en los poemas y textos, bueno, que contarte si ya me conoces, cuando es real duele la ausencia, pero se escribe con el alma y salen joyas como estas.
Un fuerte abrazo hermano, ya me dirás si un día cruzas el charco para visitarnos a Alfonso y a mi, jeje, casa tienes, un abrazo.

RECOMENZAR dijo...

melancolia del amor que nos queda cuando la lluvia se esta llendo y comenzamos a darnos cuenta que no fue tan malamente triste porque el HOY no es mejor
Aplausos poeta

Roger dijo...

Caray, esto es sublime. Tiene la belleza de la nostalgia, y el contraste de la decadencia por la tristeza que nos deja la estela de lo ya no es. Bellamente sublime, y muy fácil de identificarse con el sentir. Shine on, you. Un abrazo grande y cuídate de la gripe, Roger

Leonel dijo...

Poema estupendo, Pedro, con toda su nostalgia y su tristeza, en la que hoy, que en el norte de Italia llueve y hace frio y mi columna no me deja levantar de la cama, me siento perfectamente retratado.
Te mando un abrazo, amigo mío, esperando que tu estés mejor.
Leo

PRINTOVA dijo...

¡Ahy Pedro, que bonito! Rezuma tristeza con ese amor que se fue. Uff! El vello se espiga al leerlo, arrastra una enorme nostalgia.

Un besote enorme amigo.

M. Angel dijo...

Hola Pedro, de tus escritos y tus poemas ya dije en mas de una ocasión la lindeza de los mismo. En este de hoy, veo mucha tristeza en el alma, y cuando esto ocurre hay que expulsarla de inmediato, sé, no es facil, pero hay que hacerlo

Abrazo sincero
M. Ángel

MiLaGroS dijo...

Muy bello Pedro.A veces sirve decirlo aunque no te escuchen para que la tristeza se expanda.Eres genial escribes conmucha fuerza. Besos

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, cielo mío, no me estés triste, que aunque bajo ese estado anímico surjan los mejores versos, es muy duro aguantar tristezas y más si éstas con por amores que se han ido desgarrándonos los sentidos. Muy hermoso tu poema, cariñito, pero no estés triste, por favor, que si tú te derrumbas, ¿quién va a sostener esta casa en la que todos recibimos tus caricias y tu apoyo? Un beso y un abrazo enormes enormes, con todo mi calor humano, mi niño cubano.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.