sábado, 20 de noviembre de 2010

Navegación del rito

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


En un barco de hojas verdes

—lupinamente marino—

cruzaré

—a ras del silencio—

el piélago inquietante

de tu mirada.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



16 comentarios:

Marcos DK dijo...

Bonita forma de acercarse a alguien. Cada uno de tus aportes es una golosina para la imaginación.

OZNA-OZNA dijo...

COMO SIEMPRE DEJAS HUELLA EN TUS VERSOS PUES DAS ALAS A LA IMAGINACIÓN UN BESIN DE ESTA ASTURIANA

M. Angel dijo...

Amigo Pedro, de tu forma maravillosa de versar nada digo, ya sabes mi sentir.

Te deseo pases un buen fin de semana

abrazo
M. Ángel

Rosana Martí dijo...

Que profundo y lindo sentir mi querido amigo, breve pero conciso. No dejes de mirar nunca esa mirada, podrías naufragar. Un fuerte abrazo y feliz día!!

José Baena dijo...

He tenido que buscar "lupinamente", pero aún así te diré que me ha encantado este poema por su intención y su calma sugerente. Augura interesantes mareas. Un abrazo

Isolda dijo...

Es como una traducción perfecta de LA ILIADA y de fondo los cantos de sirenas.
Besos que cabalguen las olsa hasta tu mirada.

Mery Larrinua dijo...

Espero hayas llegado o llegues a la orilla.
Un abrazo

Leonel dijo...

Poema tan intenso como la inmensidad de las imágenes, poesía pura, Pedro, ciertamente hay miradas tan profundas que contienen todas las tormentas de las inquietudes. Buen arrivo a sus orillas.
Un abrazo fuerte.
Leo

Patty dijo...

Es otra cosa el escuchar el poema que leerlo, es como más apasionante.... un saludo y un abrazo fraterno con cariño para ti ... ♥

Noray dijo...

Hay miradas que valen el universo.
Mientras, surcamos los océanos
entre palabras y silencios
buscando todas las Ítacas.



Un abrazo.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, Pedro amigo:
Muy bello poema éste; a nosotros, los nacidos a la orilla del mar nos encanta navegar, navegar y navegar entre sus aguas; por tal motivo, es éste un poema que nos lleva a rememorar nuestra ya lejana infancia discurrida entre playas, playones y caletones... Es también muy bella la ilustración que acompaña a tan concisos y armoniosos versos. Cuando sea grande quiero mirar como tú.
Abrazos afectuosos, Pedro hermano.

Romina dijo...

Hola, como estas ???

Permiteme presentarme soy Romina, administradora de un directorio de blogs y webs, visité tu página y me parece un exito, me encantaría contar con tu site en mi sitio web y asi mis visitas puedan visitarlo tambien.
Si estas de acuerdo no dudes en escribirme
Exitos con tu página.
Un beso
rominadiazs@hotmail.com

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Miqueridisimo Pedro... cómo se me ha podido pasar este poema? si es una preciosidad !!!!!! esta cabeza mía


Besicos tropocientos

Amelia Díaz dijo...

Anoche la página me dejó comentarte en el poema anterior pero no en este. Así que aprovecho ahora, antes de perderme en el piélago inquietante de tu mirada.

Qué bello escribes, Pedro querido!!!

Javier dijo...

A veces tus poemas son puros desafíos

Abrazos

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, piélagos como ésos son para perderse, Pedro, para perderse en ellos como Ulises cautivados por una Calipso o una Circe...

Y más besos, mi muy querido niño poeta...

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.