lunes, 27 de diciembre de 2010

Poema entre fechas

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Ya comidos los turrones

queda la meta del vino

y con el vino los dolores de cabeza

de un año que se larga

sin la simple o remota decencia

de pedir permiso

(como quien va deprisa

y anónimamente

al retrete).


Tuve anoche una visión

de vómito agolpado en las sienes

(de esas claridades paranoicas y calvas

— redondas

y transparentes

como la fábula de un Santa Claus

circunpolar

gravitando en trineos atiborrados de capitalismo

made in China—)

mientras el mundo manejaba

con lazos de papel dorado

pegados a sus techos movibles

con claraboyas de vidrio ahumado

desde donde rascabuchar

— sin herir la pupila—

la cara vellosa y púbicamente vaginada de la luna

como quien arrastra sin saberlo

el bochorno a gritos

de un pedazo de papel higiénico

visible

pegado a la suela del zapato

—no importa si sucio

como los bancos

con préstamos hiperinflacionarios

o limpio como el ideal

del supuesto Alumbrón nazareno

con bombilitas de colores guiñando

desde el calculado

histriónico ángulo de un pesebre

adulterado de oropeles —.


Navideño

ritual derroche

con bolsillos pendientes y flacos

como paréntesis o globos desinflados

que piden a gritos

una infusión de antimateria

más allá del alcance

de los dispensadores automáticos

o de las billeteras con olor a sudor o a cerveza

o a macho que soba frustrado

la hirsuta redondez

de sendas lunas testiculares.


Será la Noche Vieja

cómplice de antiguas voracidades

embotada en oleajes de champaña

con espumarajos de comprometida bagatela

y bocaditos de queso con jamón y membrillo

sobre tostadísimas orejas de niños africanos al dente

y huérfanos de todo recurso

cuando entre convulsiones de rap

enfundado en aculturado prepucio

y vieja altivez hemofílica de anfitriona música palaciega

se vaya el 2010

como putón estrafalario y risible

irremisiblemente manoseado

con los pezones exangües

oscilando

en sifilítica danza

de estertores.


Photobucket

Photobucket



12 comentarios:

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

Hoy me dejaste en estado de shock al leerte y no por lo que dices ni cómo lo dices, sino porque ya me gustaría a mí poder decir eso mismo, justo eso que has dicho.

Te mando el mayor de los abrazos con aplauso incrustado, y millones de besicos

Amelia Díaz dijo...

Pese a todo, aquí seguimos.
VIVOS.
Celebrando nuestra natividad a cada minuto.
Y feliz por hallarte en mi senda, mi niño.

Un beso ENORME, mi queridísimo Pedro.

(Te escribo ahora mismo)

Leonel dijo...

Hay cosas que se deben decir así, en modo maduro, aunque desgarren, es mejor que nos liberen y nos quiten el peso que, a veces, intenta aplastarnos.
Te dejo una abrazo, amigo mío, ya te escribiré en los próximos días. No me olvido de los amigos.
Un abrazo fuerte.
Leo

Suso dijo...

Un gran abrazo querido amigo, felices fiestas y dale duro a la lectura de esos libros...
El de la foto era yo, si, al borde del precipicio, como siempre...

Amilcar Blanco dijo...

¡Qué poema, amigo don Pedro BAez! Intenso, casi tirante a tramos de tan intenso. Hay que desbaratar tanto camouflage e impostura. ¡Está muy bien! A mi también estas fiestas, desde hace años, me dan esa sensación de asco, esas arcadas a partir de las que desearía vomitar tanta traición. Usted me está inspirando amigo Baez, por ahí se me ocurra algo que tenga que ver con el tema, los temas, que usted trata. Mire que a partir de Baudelaire y los malditos franceses, sobre todo Rimbaud, deberíamos todos escribir con esa autenticidad con que usted lo hace, lo felicito amigo, su poema está muy bien.

Enrique Sabaté dijo...

Somos convencionales y escondemos la miseria en la burbujas del vino.

Salud.

Rosa dijo...

Que el amor nos acompañe todo el año mis queridos amigos no solo en estas fechas y sigamos buscando cada uno de nosotros en nuestro corazón la palabra más hermosa que es EL AMOR.

El mejor adorno de nuestras casas que sea una hermosa sonrisa

Paz para todos y Feliz Navidad

Un benito Rosa

angelcifu dijo...

Recién llegado a tu Isla he de reconocer que no dejas de sorprendernos, y no dejas indiferente a nadie. Tus mensajes son diáfanos, cristalinos...tu lenguaje es puro, esencial...alejado de la cosmética aséptica y profiláctica. Y hay tanta realidad en tus palabras. Gracias por invitarme
a formar parte de este paraiso.

Un abrazo, y el deseo de un año 2011 menos estrafalario y risible
que este putón que nos deja.

Isolda dijo...

Genial, Pedro querido. Pienso lo miso que tú, pero no me sale tu grito. Sólo puedo unirme a él con convicción.
Mil besos como siempre, no hacen falta envoltorios brillantes ni lazos.

José Baena dijo...

Exceso es la palabra. Demasiado de todo y demasiados días. Menos mal que tenemos poesía digestiva para pasar estos tragos. Y en tu caso, Pedro, amigos. De la buena. Un abrazo.

P.D: entre vino y turrones como estamos los dos. Nos falta ir de verde para parecernos al grinch.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, qué colofón tan magnífico le has puesto a tu poema, me has dejado al pobre 2010 hecho un guiñapo, jeje, pero has soltado verdades como puños. Desde luego que has hecho un despliegue verbal increíble, como sólo tú puedes hacer, Pedrico querido. ¡Ay mi niño poeta cubano!!!! Besicos a millones!!!!

Laura Caro dijo...

Aquí estamos pese a todo, aquí seguimos... entre rituales y abrazos que forman parte de un decorado repetitivo, hay una verdad que luce: la de ser, la de sernos, la de querer, la de querernos...
Un abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.