sábado, 4 de diciembre de 2010

Pseudohaiku para La Bella de Nicomedia o Heliópolis

(Con audio en la voz del autor y música de fondo)


En tu día...


Más que tradición familiar y fe ciega...



Rojo tu manto

me cubre: Bárbara

yo te venero.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)

Photobucket

Photobucket



6 comentarios:

La abuela frescotona dijo...

BELLA FLOR ENCARNADA, COMO EL AMOR QUE SIENTES...
HERMOSO ESCRITO QUERIDO PEDRO, TE ABRAZO

MiLaGroS dijo...

Como todo lo que escribes desprende una gran ternura.Hasta el perfume de la rosa llega. Abrazos

Laura Caro dijo...

Bello y sencillo= elegante.
Una brazo agradecido.

Leonel dijo...

Amigo mío, he podido comentar sólo ahora, que en Italia ya no es el día que celebras con tu pseudohaiku, pero no puedo no comentarlo, pues hasta en las fechas, como el 4 diciembre logras evocarme el recuerdo de nuestra tierra, y los festejos que de una parte o la otra del sincretismo de nuestra tierra, siempre en rojo se festeja, que sea la Santa de nombre Barbara o que se llame Chango...
Un abrazo para ti, pero sin truenos y saetas.
Leo

María dijo...

Hola:

Vengo a darte las gracias por haber tenido el detalle de haberme devuelto la visita, has sido muy amable por haber dejado un comentario en mi blog, muy agradecida.

Hoy me quedo en este bello haiku, donde la rosa tiene fragancia, y desprende un olor a belleza.

Bellísimo haiku que cubre tus palabras.

Saludos.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Rosa de Alejandría y de Heliópolis: no conozco tu melosa fragancia, pero Pedro te venera más que a las rosas de Bulgaria y de Marruecos...señal de que tras tus pétalos escarlata se esconde el alma diáfana de Ochún...

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.