sábado, 15 de enero de 2011

Al otro lado del alba

(Reposición con voz a petición de una querida amiga que conoce este poema desde su nacimiento, hace más de veinte años, esta vez, con música de fondo)


Photobucket


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Cuando la tierra llora

no hay opción.


La conmoción sacude

las testas coronadas

y los asientos de piel

de los dictadores,

y la sangre llueve

en un diluvio,

y las llamas devoran

las cárceles de ignominia

donde se pudren huesos amados.


Cuando la tierra llora

no hay ni amanecer

ni ocaso.


Existe un claroscuro

de miedo y de esperanza

que las luces infinitas

no diluyen.


Cuando la tierra llora,

y los ancianos,

y los niños mueren,

y las madres abortan la vida,

surge del suelo un vaho

que ahoga el tiempo imperfecto

de los odios anquilosados.


Cuando la tierra llora

hay un llanto general

que brota de las entrañas

dejando un sabor de sal

en las pieles dormidas.


Déjame llorar contigo,

tierra.


Deja que junto a ti

derrame una sola de mis lágrimas.


Déjame besar tu seno

de frutos carcomidos

y rosas muertas.


Déjame darte vida.


Déjame hacerlo, tierra.


Buscaremos el camino

al otro lado del alba.



Photobucket

Photobucket



13 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

como siempre decirte que esta asturiana se ha emocionado con tu bellisimo poema dedicado a nuestra madre tierra, un besin muy grande y gracias por hacernos participes de tu belleza reflejada en tus bellisimos versos.

angelcifu dijo...

Déjame llorar contigo...juntos será más fácil encontrar ese cámino.

Isolda dijo...

Vaya poema, querido Pedro. Fuera los dictadores, aunque por desgracia tengan que morir otros.
Me ha gustado mucho, por la inmediatez y las palabras tan bien escogidas. Es emocionante esta estrofa:
Cuando la tierra llora
hay un llanto general
que brota de las entrañas
dejando un sabor de sal
en las pieles dormidas.

Besos que encuentren el camino para todos los pueblos y uno muy grande para ti, poeta.

ufff43 -Luisa Navarrete dijo...

lloraré contigo querido Pedro

me emocionaste

mucho

Besos un montón

Mery Larrinua dijo...

Es un placer oir tu voz. Un poema triste, muy hermoso!
besos

Amilcar Blanco dijo...

Este poema es verdaderamente conmovedor, querido Pedro. Nuestra relación con la tierra, que llora y se descompone como una madre total atravesada por infinitas espadas que le clavan los desaprensivos, nos sume de nuevo en ese deseo visceral de volver a confundirnos con ella y ser parte mineral de su substancia, para consolarnos y consolarla. De esta imposibilidad percibida como posible esta hecho tu poema y, además, logrado. Un abrazo amigo, maestro.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludo, mi muy estimado hermano Pedro:
Que el Señor te colme de bendiciones siempre, hermano del alma, a fin de que continúes produciendo poema de este tipo y estirpe. Me encantó este poema, es ciertamente muy bueno.
Me gustaría añadir, a mi comentario, que cuando la tierra llora los hijos de Las Antillas lloramos también, pero lo hacemos de pura impotencia si no nos dejan, o nos podemos, pelear por liberarla...
Abrazos muuuy fuerte, Pedro querido.

Paloma Corrales dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Paloma Corrales dijo...

Pedro, esa anáfora de la tierra va calando a medida que avanza la lectura del poema, sin permiso los ojos se empañan y al final las lágrimas se derraman con una mezcla de tristeza e impotencia que obliga a tragar saliva. Gracias por hacerme sentir.

Te abrazo largo.

Gino dijo...

Poeta, si esto que leí y escuche en tu voz tiene veinte años, cuánto me he perdido, cuánto.
Está tan vigente que realmente asusta.
Un abrazo otra vez desde el sur del mundo.

MiLaGroS dijo...

Hermoso, entrañable y emocionante.
Eres un genio

Leonel dijo...

Tus versos se me han clavado como un cuchillo, mi hermano, que hermoso y triste en una vez, este poema, que en estos días che me circundan hacen que el llanto se desahogue libre y corra por mi rostro.
Un abrazo.
Leo

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Huyyy, Pedro, esa tierra a la que maltratamos todos y todos somos responsables de ese maltrato, aunque algunos más que otros, sobre todo, aquéllos que detentan el poder.

Un poema hermoso, como todos los que pare tu sabia pluma, a la vez que de denuncia, pues hace veinte años ya la tierra reclamaba un trato justo y hace algunos más también. El poema no ha perdido vigencia con el tiempo, sino que la ha cobrado, mi niño querido.

Un beso enorme, poeta.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.