jueves, 27 de agosto de 2009

Insomnia

Picasso tiene tres caras.

La del genio.

La del hombre.

La del dilema.

Tres caras que se abren en tres ojos

-tres ojos-

uno por cada cara,

y en cada ojo

una queja líquida

que borra las tres bocas

en un rictus de terracota mal cocida.

Tres cerebros tiene el poeta.

El de la duda.

El de la musa.

El del olvido.

Tres cerebros que sufren

-por separado y a la vez-



en las tres cabezas que sondean

los senderos arquetípicos

de la gloria,

la inspiración,

y la muerte.

Tres manos para esculpir

-cada dedo una entidad-:

cuarenta y cinco gotas de sangre:

tres por cada independencia,

y los contornos que no se vislumbran

devienen

--a golpe de cincel--

en tres piezas deformes

de soberana porquería.

Los franceses tienen tres derechos:

Liberté.

Egalité.

Fraternité.

Y la Iglesia su Trinidad

-santísima Trinidad

de Padre,

Hijo,

y Espíritu Santo, per saecula saeculorum-.

Y los tres millones de poetas

que tiene el mundo

arrastran sus tres cabezas

con tres cerebros respectivos,

y las tres manos que esculpen blasfemias

en la orgía de los quince dedos

y las cuarenta y cinco gotas de sangre.

Tres quejas líquidas

están ablandando

los tres rictus de terracota mal cocida.

Tres quejas líquidas

que obedecen tres leyes diferentes.

Tres quejas líquidas

lavando

la soledad,

la soberbia,

y la muerte.



Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.