jueves, 27 de agosto de 2009

Poema mudo



De tantas estrellas
el cielo está negro.
A un costado del horizonte ciego
un árbot gravita.
Te recojo en mi mejilla a esta hora,
arrodillado ante mis sueños...
Te recojo, digo
haciéndolo
como se toma el frágil cristal
de una rosa pronta
sazonada de espantos
y viejos deseos.
Me voy a los astros
hilvanados en mis dedos,
me voy a la lluvia,
me voy al insomnio,
me voy a cielo reventado
donde la calma
se muere de dolores.
Me voy al parto.
Me voy a la sangre.
Me voy al retiro
de todos los silencios.
Me voy al sexo.
Me voy al pubis.
Me voy al pecho.
Me voy a tu cama
apuntalada de insaciables
decadencias.
Me voy al mar.
Me voy a la sal.
Me voy al pez
y su ojo de agua.
Me voy a la arena.
Me voy a la hora.
Me voy a la cuna.
Me voy a la ubre.
Me voy a la leche.
Me voy...
A ensartar planetas.
A robarle expresiones
a la luna.
A copiar paisajes
de aerolitos
eternos.
A desangrar cometas.
A dormir
con el tiempo...
Cuando de tantas estrellas
el cielo esté
negro.



Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.