miércoles, 21 de octubre de 2009

Cubanísimo II



¡Qué pesadilla, Prudencio

mira cómo está La Habana

cada día más repleta

más sucia y abandonada!


Ciudad capital por siglos

del mundo la gran envidia

¿qué pasó con la que un día

fue la reina indiscutible

del Caribe y es posible

que hasta la propia París

sintió en su fina nariz

el impacto de La Habana

que histórica y siempre urbana

resplandecía en limpieza

en monumento y belleza

en paisajes y en lirismo

cuando llegó el comunismo

y la sumió en la pobreza?


¿Dónde fueron sus neones?

¿Por qué caen sus edificios?

Es como un cruel maleficio

de abandono y cobardía

dejar que la que fue un día

urbe sin más competencia

se pudra en la decadencia

la oscuridad y el olvido

mientras Fidel y el Partido

no dan más que demagogia

y se derrumban la Logia

el Malecón y hasta El Prado.


Casi no hay alumbrado

y las tiendas ya no existen

mientras, el pueblo subsiste

cada día más seguro

que éste no es el futuro

que le prometiera un día

el barbudo que fingía

ser de todos más cubano

y resultó ser tirano

que en vez de traer progreso

ha propiciado el regreso

de los bueyes y el caballo

y de que en el mes de mayo

no haya un mango en toda Cuba

cuando los mangos en Cuba

de mayo a agosto llovían.


Pero ya se va acercando

para La Habana su día

cuando esplendorosa ría

nuevamente remozada

y Nueva York, asombrada

llame a Madrid y le diga:

"yo creo que ya esta tía

se ha estirado los pellejos:

no le queda nada viejo;

todo está muy reluciente

tiene hasta blancos los dientes

y relumbra de limpieza:

no me cabe en la cabeza

que dejada la apatía

haya quedado esta tía

como reina de belleza..."


Y es que La Habana es amada

por poetas y pintores

por bailarines, cantores;

por el pueblo que la vive

y por ella se desviven

los turistas que la acosan

por eso aún más hermosa

se erguirá de entre sus ruinas

como la joya más fina

para asombro y regocijo

de sus orgullosos hijos

que amorosos la restauren

la respeten, la restañen

sin alterar en su historia

los siglos que ya tenidos

son de tradición el nido

la síntesis y leyenda

de una Habana sin prebendas

sin batistas ni fideles

una Habana que en sí muestre

todo lo bueno legado

por los tiempos del pasado

pero que a tiempo seguro

tenga perfil de futuro

para enfrentar su presente.




2 comentarios:

laMar dijo...

Hace unos años mi marido y yo viajamos a Cuba e hicimos el típico recorrido programado de unos días en La Habana y los últimos en Varadero, nos sobraron estos últimos y no porque no nos gustaran sus playas paradisiacas si no por que nos faltaron para disfrutar más de La Habana. Allí se quedo un trocito de nuestro corazón y prometimos volver para estar únicamente en La Habana. Tiene magia y algo que no se explicar pero que engancha y su gente es extraordinaria. No se lo que tardaremos pero volveremos.
Un abrazo enorme

Pedro F. Báez dijo...

La Habana es una ciudad maravillosa y bruja. Si le gustó tal como está, imagínese cómo sería antes del '59 y cómo será en un futuro cuando existan el interés y los bienes materiales adecuados y necesarios para remozarla, repararla y mantenerla como es debido. El Historiador de La Habana, Eusebio Leal Spangler ha hecho esfuerzos notables for su preservación (no me interesa la afiliación política del señor;sólo me interesa que ha sido el único del gobierno que se ha interesado por salvar a La Habana del derrumbe total y recuperar su perfil histórico), obteniendo ayudas financieras de gobiernos extranjeros, notablemente el de España, pero son insuficientes estos nobles esfuerzos para detener y arrestar el deterioro de una urbe amenazada desde siempre por la cronología de su historia, el sol, el salitre, la humedad, los huracanes, la sobrepoblación, y lo peor de todo: la indiferencia gubernamental que todo lo controla y que es incapaz de solventar las acuciantes necesidades de una ciudad cuya infraestructura no se mejora o modifica desde hace más de 50 años, Gracias por sus palabras hermosas para la ciudad en que naciera y que llevo a todas partes conmigo, en mi memoria y en mi corazón.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.