domingo, 29 de noviembre de 2009

Orígenes II


Vengo de Francia cargado de ideas.

Tengo de América el vigor y la máscara.

Traigo de España la sangre y el estoicismo.

África reclama la ardiente entraña de mi deseo.

Cuba me late en el pecho y en el ombligo.




6 comentarios:

Domingo dijo...

Pues entonces eres poco menos que indestructible, amigo Pedro. ;)

Susurros Mortales dijo...

Me alegro muchísimo de que seas indestructible como dice Domingo, el mundo debería estar lleno de personas como tú.

Me ha hecho muchísima ilusión tu comentario, no me lo esperaba, ni siquiera pensaba que pasaras por mi blog, que a ti te guste es muy importante para mí, porque te admiro profundamente, eres el mejor poeta que hay entre los bloggers.

Gracias por ser así mí querido poeta.

Muchos besitos de tu musa.

Pedro F. Báez dijo...

¡Ah, queridos míos! ¡Cuánto amor y devoción hacia mí en ambos comentarios...! Me conmueven, por espontáneos y por inmerecidos... Domingo, amigo: el crisol, la mezcla, la amalgama que es el conjunto de toda mi herencia intelectual y étnica no sólo me fortalece y me hace 'indestructible' sino que también me hace dudar y me fragmenta en una yuxtaposición paradójica que a veces me debilita al punto de la casi extinción del ego en medio de la batalla entre 'mis demonios' interiores... Musa, musa querida: si soy apenas un verso, ¿cómo ser el mejor de los poetas? Tal vez un día lejano, si alguien, tres mil años en el futuro, recite mis poemas como leen y recitan hoy los poemas de Homero o de Virgilio... Sólo el tiempo dará su dictamen, pero te agradezco profundamente tu cariño y predilección por mi arte. Ambos reciban mis más cálidos abrazos y besos. :)

Reflexiones de Emibel dijo...

Una mezcla interesante y brava.
Un saludo

Pluma Roja dijo...

Una pregunta: ¿Porqué de América, máscara? me gustó este pensamiento.

Saludos cordiales,

Hasta pronto.

Pedro F. Báez dijo...

¡Ah, querida Pluma Roja...! La cuestión de las máscaras americanas según yo las percibo y analizo, pues son muchas; algunas muy buenas, otras, podridas e inútiles como los esperpentos de Valle-Inclán. Primero que nada, la máscara ceremonial del sacerdote pre-colombino que asumía la identidad de una deidad dada para ejecutar los actos de sacrificio... Luego vinieron las máscaras coloniales de la convención, el abuso, la injusticia, la sincretización de culturas, la pretensión y la banalidad sustentados por la falseada moral y la corrupción de las sociedades virreinales que aún subsisten -a guisa de "democracias" o "feudos" neo-coloniales, por más modernas, idealistas e independientes que parezcan— en toda América Latina de una forma u otra; porque muchos —clases privilegiadas y cultas mayoritariamente— tienen a menos ser "americanos" aunque no lo reconozcan o confiesen y se ponen las máscaras del "otroculturismo" y el "cosmopolitismo", venga de Europa o de Norteamérica y por último, de Norteamérica misma, la más pesada, cara y subyugadora de todas las máscaras: la máscara del oropel y del falso éxito que corroen el alma y ponen en venta el espíritu... De las buenas...: la máscara de América como continente "Nuevo Mundo": vigoroso, deslumbrante, lleno de promesas; la máscara del indio que trabaja de sol a sol en los sembradíos de maíz o en los papales o cocales del Altiplano; la máscara del negro tocando su tambor y moviendo las caderas y los hombros o el campesino descendiente de europeos cultivando las tierras y tocando de noche la guitarra, el acordeón o la armónica; la máscara de la vieja cultura pre-hispánica y de esta cultura maravillosamente amalgamada que nos legaron ellos mismos —los nativos— mezclados (por voluntad o por bruta fuerza) a las culturas de los europeos, negros, asiáticos y medio-orientales que llegaron a este continente a partir de la Conquista... Son tantas, que estoy seguro de que olvido muchas, pero esencialmente, para mí, América es un continente de vigor, promesa y máscaras que nos propician —acertada o equivocadamente— el asomarnos a otras realidades y dimensiones de nuestra propia proyección como seres humanos y entes sociales . Gracias por interesarte y por hacer una pregunta tan acertada dentro de la estructura fundamental y el significado implícito de este poema. Abrazos :)

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.