lunes, 18 de enero de 2010

Apocalipsis del ego


Soñé anoche con esa isla

y su gente

que deambula entre escombros

de apocalíptico presagio

suspendida

como prófugos fantasmas

de una pesadilla gollesca

que lejos de enterrar sardinas

las persigue

para devorar

sus cadáveres diminutos

espinosos

y pestilentes

requeridos por el hambre

y la desesperanza de saberse

solos

en medio de un mar de polvorientas cabezas

y excéntricas, mercantiles

foráneas curiosidades

rayanas en insulto

ante la magnitud

de la tragedia

que no tiene cabeza

ni pies

porque es

incorpórea

como un espectro de muerte

que siega

burlándose

del sol que despunta.


Cruzó un perro

y mordió mi sombra

observando

con sus ojos recelosos y tristes

cómo se desvanecía

mi silueta de onírica promesa

desdibujada

sobre el ápice irascible

de una rabia

que data de siglos

de solapado

insolente abandono

mientras como

sardinas en lata

y bebo vino

en vasitos de papel encerado

legados por la burguesía

idílica

de un mito amoral

y salpicado

de la sangre inclemente

de tantas islas

cuyos índices

acusan

la complicidad

del olvido

la complacencia

y el egoísmo

de un universo indiferente

sentenciado en la falacia

de su tardío

altruismo.




4 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Has plasmado con maestría la atrocidad de nuestros días. Buen poema.

Besos.

Sombragris dijo...

Alguien dijo que la fortuna no tiene nombre...eso fué en otra época o lugar....ahora al menos se donde no está.Al lado de los que nada tienen, solo sus manos y su vida y hasta eso les roban.MI corazón como el tuyo enferma al ver que la codicia y la desidia priman sobre la verdadera cara del altruismo...pero aún así sigo teniendo fé en el ser humano y a la spruebas solidarias me remito.Yo inicie campaña entre los mios y pocos son los que no han aportado algo...incluso sin sobrarles.Un abrazo Pedro...magnifico tu poema ,real y sincero, como tú.

Pedro F. Báez dijo...

Paloma, gracias por venir y dejarme tu comentario. Cuando estuve en tu blog me sacudió la belleza de las imágenes en tu poesía y la vitalidad y pasión de todo cuanto dices. Bienvenida a esta Isla todas las veces que quieras.

Sombragris, ¿sabes que me cuesta trabajo llamarte así? Porque, desconociendo el motivo de tu alias, pienso que más que sombra gris eres un rayo de sol o un arcoiris esplendente. De ti he recibido siempre calor, respeto, buena voluntad y cariño y eres de los visitantes asiduos que siempre tiene algo significativo, emotivo o importante que aportar y compartir en sus comentarios. Gracias de todo corazón y aunque no cambies tu seudónimo jamás, no cambies tú nunca. Abrazos.

Sombragris dijo...

Gracias por tus palabras,Pedro.Mi nombre es Alfonso y el pseudónimo tiene su historia que un día contaré en mi blog.Un abrazo con el alma.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.