domingo, 18 de abril de 2010

Binomio de haiku con raudo vuelo

(Con audio en la voz del autor)


Haiku del velero en fuga


Photobucket


Vuela sobre la

mar raudo velero en

el crepúsculo.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)



Haiku del elegido


Photobucket


Tu mano blanca

—gaviota en raudo vuelo—

se posa en mí.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)




7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Buenas imágenes nos traes con estos haikus.
Muy bellos y el recitado, perfecto.
Un saludo.

Roger Rivero dijo...

Haikus que evocan bellísimos escenarios, un abrazo en la distancia, Roger

Pedro F. Báez dijo...

Se me ocurrieron los dos por separado sin reparar hasta más tarde que usaba "vuelo" y "raudo" en ambos. Parece que fue alguna cosa subconsciente. Por eso decidí ofrecerlos como un binomio. Gracias José Antonio y gracias Roger por sus visitas y por sus comentarios. Los abrazo.

MiLaGroS dijo...

Pedro como siempre me impresionan tus versos. Son especiales. Disculpa que no haya venido a visitarte. Estos dias estoy convaleciente y recibiendo visitas de amigos. Gracias por todo tu cariño. Eres fantástico y maravilkloso y te quiero un montón

Pedro F. Báez dijo...

Milagros, eres un amor. Gracias por tus elogios tan inmerecidos. Viniendo de ti, son música a mis oídos. Me alegro de que te estés sintiendo mejor y te estés recuperando. Regresa cada vez que puedas. Abrazos y besos.

Domingo dijo...

Un velero que se va y una mano que llega. No parece mal negocio. :)

Pedro F. Báez dijo...

No, no es mal negocio, Domingo. El velero trajo la mano extendida para ofrecerla a personas tan agradables y tan queridas como tu. Mi mano extendida a todo aquél que la quiera. Te abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.