lunes, 14 de junio de 2010

Haiku de la erección en el cielo

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


Hace el amor

el ángel —que en el cielo

pasiones bullen—.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Pedro F. Báez-May 2010



7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Los ángeles suelen pintarlos asexuados pero esté que nos traes le sobra pasión.
Creo que el cielo sin sexo no sería cielo. Creo..

Domingo dijo...

Si el cielo es tan paradisíaco como lo pintan tiene que haber sexo sí o sí, porque sino vaya porquería de paraíso, ¿no? ;)

Taty Cascada dijo...

Nos planteas un paraíso más bien terrenal, en verdad no sabemos cómo es, en fin, me gustó el haiku.
Un abrazo.

M. Angel dijo...

Hola Pedro, bello el haiku que nos regalas

Si no hubiera amor
Tierra y cielo no habría
Tan solo dolor

Abrazo sincero

M. Ángel

Clara Schoenborn dijo...

Creo que le hará bien a los ángeles la pasión, tanto como nos hace bien a nosotros. Seguro. Un abrazo.

María Socorro Luis dijo...

Siempre haces unos haikus hermosos y muy interesantes. Lástima que puedo entrar pocas veces a comentar.

Me resulta difícil entrar en tu isla. A veces me dice que necesito páginas adicionales...
Yo no entiendo.

Siempre gracias por tus halagadoras palabras.

Un abrazo. Soco

Pedro F. Báez dijo...

Queridos, todos. Si no hubiera pasión en el cielo, en el paraíso, sería entonces un lugar demasiado diáfano y aburrido. Según leyendas antiguas, los ángeles son capaces de tener sexo y de hecho, supuestamente se mezclaron con las "hijas de los hombres". Leyenda o no, es fascinante pensar que en el cielo también se pueda hacer el amor y con un ángel, nada menos... Besos.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.