martes, 29 de junio de 2010

Virtud y amparo de la noche

(Con audio en la voz del autor)


Podría hablar de mí

pero voy a hablar

de la noche.


Ella y yo somos

desde siempre

la misma historia:

cómplices implícitos

del hambre

que ceba de horas

la cosecha del insomnio

cuando el tiempo

desterrado en una elipse

es apenas el esbozo

de una espiral trunca y severa

y el reloj de arena

desde los laberintos

del silencio

—sofocado y antiguo—

contempla su vacío de vidrio

existencialmente infinito

en la magia dehiscente y absurda

del espejo que rechaza

la quimérica imagen

sin volumen

ni masa

ni rostro.


He de pedir

a la noche

un lugar

donde exilar mi sueño

un refugio

donde los ratones

no puedan roer

los dedos niños

de la espera

ni colmar las alacenas

con acopios agoreros

de polvo y fragmentos cristalinos

de cometas...


Más que de una almohada

preciso

el muelle seno de una ola:

algo blando

donde hundirme

sin temor a tocar fondo:

caballo acuoso

con crines de luna

corcel de agua

que cocea espectros.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Pedro F. Báez-May 2010



4 comentarios:

M. Angel dijo...

Hola Pedro, tus poesías llevan al lector adentrarse en ellas y volar con ellas.
Presiento en tu poesía tristeza interior, arrancala de ti y deja te iluminen los soles y tu alma encontrará mas paz

Abrazo sincero
M. Ángel

Alicia María Abatilli dijo...

Esa ola que te cobije, que galope tus ansias y te acune también.
Te dejo un abrazo.
Alicia

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Precioso, mi niño, pletórico de imágenes evocadoras y con un lenguaje, con un léxico tan poético y tan escogido, que envidia da leerlo y aún más escucharlo...¡Ay, esos corceles de agua que cocean espectros...!

José Antonio Fernández dijo...

Un gran poema, Pedro, me ha gustado todo aunque la última estrofa está perfecta. Felicidades por tu poesía.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.