martes, 20 de julio de 2010

Apología del Zephyrus

(Con audio en la voz del autor)



Girando en vuelo

sobre el mar dormido

virtuoso danza el viento

su ballet del aire.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket



7 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

Un cuarteto espléndido. Haces unos recitados que sobrecogen.
Abrazo.

Amelia Díaz dijo...

Tengo algún seguidor que me ha pedido que publique mis versos con voz...pero los grabo y los subo como vídeo y no funciona...¿Cómo lo hago, queridísimo Pedro?

Siempre te escucho emocionada y admirada,amigo querido.

M. Angel dijo...

Amigo Pedro, nada puedo comentar ante tus lindos versos

PEDRO, escribe,versa
recita el poema
de tan linda forma
que con su dulzura
A todos apresa.

Abrazo

M. Ángel

Roger Rivero dijo...

En una isla tan original como la vuestra, esa brisa agradable no puede faltar en tu poesía. Te quedo muy bonito, un abrazo fuerte, Roger

Reina de Camelot dijo...

HOLA!!!!!


En el tiempo recorrido de nuestras vidas, nos toca pasar por pérdidas que nos marcan y por ellas asumimos actitudes y hacemos cosas que jamás soñamos hacer, pero las mismas siempre nos traen una moraleja, un aprendizaje.

He descubierto que la soledad, es una mera pasajera, pues existe un ser maravilloso que la anula



Esos hermosos amigos que creemos saber como piensan y como son, y que nos brindan una mano cálida. Siendo desconocidos, nos brindan más que los que dicen ser nuestros amigos cotidianos.

No conocemos sus rostros, ni sus voces, ni su color de piel, apenas sus pensamientos y la esencia misma del ser humano, y se tornan tan indispensables como el aire mismo.

Son aquellos que no estando cerca, sentimos muy presentes en nuestras vidas. Encontramos en algunos un algo especial, que nos vincula y a ellos somos capaces de decir lo que callamos y a ellos desnudamos el alma.

A ti quiero dedicar estas palabras, pues tú has estado en los momentos que la soledad acompañaba mi alma, y el dolor arrancaba una lágrima de mis ojos.

Tú fuiste capaz de arrancar una sonrisa en un rostro que hace tiempo pocos hacían sonreír y con tus palabras , dulzuras y comentarios, abriste un lugar en mi corazón para acogerte.

Hiciste mucho y te lo agradezco, porque devolviste la alegría en la palabra Amistad.

Gracias por entregarte sin esperar nada a cambio, y darme tanto día a día.

Gracias por estar, y por ser la mano presente que me da ánimo, para alzar mi rostro y mi mirada nuevamente a la esperanza de la vida.

Gracias por darme ese apoyo y esas palabras justas, aun sin conocerme.

GRACIAS POR SER MI AMIG@!!!!

Mayte_DALIANEGRA dijo...

el viento, siempre danzando con esmero, formando círculos, incluso elevando las olas de ese mar que se le brinda como se ofrece un amante...hermoso tu poema, breve e intenso, como el café negro, y ese tema de mi adorada Enya, que la escuchaba cuando hacía los coros con sus hermanos y tíos en "Clannad" y yo era una chiquilla que apenas sabía de la vida...

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Te leo por primera vez y me gusta tu estílo poético. Me ha costado llegar hasta ti, no dispongo de mucho tiempo para tantos seguidores amigos de mi alma, más vuelo cas con un ala, pero ya se que me esperan.
Con ternura
Sor.cecilia

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.