lunes, 23 de agosto de 2010

Vedette literaria, ¿y qué?

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


Ordenando viejos escritos publicados y recortes de periódicos para mi extenso dossier, este fin de semana, encontré la frágilmente plegada nota de crítica de una periodista intelectual y de espectáculos de un diario de Los Ángeles (Noticias del Mundo), desparecido hace ya más de veinte años, donde alabando mi intervención en un festival poético local de la época, criticaba —inexplicablemente para mí—, lo esmerado de mi aspecto personal como "nota discordante" (bañado, bien vestido, oliendo bien entre otros que no se habían peinado ni conocido cita con el jabón en mucho tiempo —no imaginen otra cosa—) y el hecho de "haber explotado la inmediata aceptación y el espontáneo aplauso del público para decir un poema más de lo programado, rompiendo así los parámetros establecidos para el evento y convirtiéndose, de hecho, en la 'vedette literaria' de la noche, causando malestar entre el resto de los participantes..."


En aquel momento, guardé silencio.


Hoy, rememorando el suceso con gran orgullo personal, total seguridad interior, absoluto dominio de mis facultades poéticas e histriónicas, una sonrisa de cabrón que se las sabe casi todas y doctorado ya en todos los vedettismos posibles, escribo, prescindiendo de toda falsa modestia y echando mano a una buena dosis de humor:


Me gusta que me admiren

que me aplaudan

que me lleven en brazos

sin tocar jamás

el suelo.


Me gusta mostrar mi cuerpo de estrofas

en los escenarios

donde se cotiza

alta

y sostenidamente

la mentira

de lo bello.


Sé decir

bien

las cosas

y sostener

con aire estelar

el micrófono

de mi propio

devaneo.


Puedo bailar

entre metáforas

de gasa

y pasar provocativamente

símiles de lamé

—como boas encendidas—

entre mis muslos

y mi pecho.


Si otros por ahí

compactan

y rebanan desafueros

¿por qué no podría ser yo

vedette de gran intelecto

si lucen mejor las letras

con rasos

plumas y velos?


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



6 comentarios:

José Antonio Fernández dijo...

¿Que mejor contestación que esa?
Muy bien, me has hecho reir.
Un abrazo.

Amelia Díaz dijo...

PASO 1: me pongo de pie.
PASO 2: saco dos pompones rojos
y dorados.
PASO 3: alzo los brazos
PASO 4: salto, los ondeo y grito:
PEDRO, PEDRO, PEDRO, PEDRO

ERES GRANDE, PEDRO MÍO !!!

M. Angel dijo...

Hola Pedro, sois grande, grande como poeta,y me atrevo a decir también como persona. Aplaudo esta intervención o contestación que haces

Abrazo sincero
M. Ángel

Roger Rivero dijo...

Hola Pedro, hoy es el día que vengo a leerte como Dios manda, ¿cómo estas? Espero que super bien. El titulo me llamo mucho la atención, y cuando leo me encuentro con una interesante anécdota, creo que te tenia envidia… lo mas importante es que sois reconocido por quienes realmente importan, que son para quienes uno escribe.

Son casi dos semanas, so, no va a ser posible comentarlo todo, pero los voy a leer todito, Cuídate mucho, y a quien le moleste tu brillo que se aparte!!!!

Clara Schoenborn dijo...

Je, je Pedro. ¿Hay espacio para colocarle a esos versos unas plumas de avestruz color fucsia que tengo guardadas por ahí? Creo que con eso y una falda tricolor colombiana quedan perfectos para taparle la boca a la envidiosa esa.¡Un abrazo!

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Ay, Pedro, qué lástima que esa periodista pseudointelectual de L.A. no se entere de este poema, que le vendría que ni al pelo para enterarse de que intelectualidad y desaliño no son sinónimos y que se puede ser el mayor intelectual del mundo y el poeta o artista más genial, oliendo a jabones de Roger & Gallet y presentándose de un modo refinado y elegante. Sin duda esa señora confundía el tocino con la velocidad, y regalar un último poema recitado a la concurrencia, no debería haber sido motivo de crítica, sino de alabanza. Muy bueno tu poema, Pedro, al menos te has quedado satisfecho poniendo los puntos sobre las íes. Y otro besito, poeta.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.