miércoles, 15 de septiembre de 2010

Poema liliputiense para un amigo grande

(Con audio en la voz del autor)


A José Kenzo, hasta que regreses...


Distintivo de José Kenzo con efecto de colores cambiantes


Siempre habrá sitio aquí

para ti, querido Kenzo:

la tristeza va por fuera

el amor viene de adentro...


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



8 comentarios:

KENZO dijo...

Gracias Pedro, no sabes lo que me emociona contar con tu presencia en mi vida, estos momentos amargos, especialmente tristes y oscuros que me hace vivir esta depersión que arrastro desde hace más de un año, que se agudiza ahora pues practicamente por horarios laborales no veo apanas ami amor, lo que nos esta separando... me hace perder toda ilusión, me puede el desanimo, la desgana, el hastío... y me refugio en el trabajo, mi lugar de desconesión, el ritmo frenetico que te hace estar concentrado en lo que haces no me permite el pensar o dispersarme en mis pensamientos... espero encontrar pronto la paz, el sendero que me conduzcz a ser yo de nuevo, vital, alegre y positivo. Estaremos en contacto por correo. Gracias Hermano. Besos

La abuela frescotona dijo...

DICEN POR AHÍ...EL AMOR TODO LO PUEDE,QUE SUERTE TIENES KENSO AL TENER UN CORAZÓN QUE SOSTIENE TU TRISTEZA, HASTA QUE EL AMOR TRIUNFE SOBRE ELLA.
ESTIMADOS PEDRO Y KENSO, LOS ABRAZO EN LA ESPERANZA QUE DA LA AMISTAD.

Roger Rivero dijo...

Es grato que Kenzo tenga amigos que ofrezcan su mano, es un lindo detalle este poema, Pedro. Ojala Kenzo logre romper las barreras y volver a ser libre de las cosas que le aprehenden, para con alas de libertad volver a la vida, la que es muy efímera, como para quedarse bebiendo los mismos vinos de siempre. Un abrazo, suerte y buena semana!!!

Domingo dijo...

Cuando alguien ve tanta oscuridad es muy difícil persuadirle de que también existe la luz, y es comprensible, porque cada cual sabe lo suyo mejor que nadie en el mundo. No me siento legitimado para aconsejarle nada a Kenzo, pero sí para desearle lo mejor, porque intuyo que ha de merecerlo si cuenta a su lado con gente como tú, querido Pedro, que eres limpio y puro de corazón. Ánimo, Kenzo, siempre hay una salida, y tú encontrarás la tuya con quienes bien te quieren. Un abrazo fuerte.

Javier F. Noya dijo...

Hola Pedro: ante todo agradezco que hayas elegido mi blog para seguirlo. Entro por curiosidad aquí y recalo, leo, y me ha gustado. Sequiré leyendo. Saludos.

M. Angel dijo...

Pedro amigo, que gran amigo sois dedicando tus versos ese amigo que lo esta pasando mal.

Abrazo
M. Ángel

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Hermoso tu homenaje y tu apoyo a tu amigo Kenzo, ojalá se acabe pronto su tristeza. Eres un cielo, Pedro, siempre apoyando y animando a cuantos te rodean. Otro beso fuerte y también uno bien grande para Kenzo, que sonría de nuevo pleno de alegría.

Mabel dijo...

Hola Pedro
Sabes cuanto aprecio a Kenzo y me da mucha tristeza que se sienta así, lamento estar tan lejos , algo que él también recalca en sus mails, al menos para charlar o acompañarlo y ayudarle de alguna manera a encontrar esa lucecita que ilumine su camino, aunque todo depende solo de él.
Muy bonito tu gesto con el poema.
Me apena también cuando dice que hay cosas que lo separan de su gran amor, no todos tienen el previlegio de tener una persona maravillosa al lado como tiene Kenso, es su gran amor, no puede perderlo, quiero creer que no es ni debe ser así.
Pedro, eres una persona, maravillosa y de gran corazón, unamos fuertes deseos y buenas vibras para que nuestro amigo encuentre un sentido a su vida.
Un fuerte abrazo desde Argentina.
A vos Kenso, sabés que te quiero muchísimo, eres una gran persona, y ojalá regreses muy pronto con nosotros y recuperado.
Abrazo.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.