domingo, 31 de octubre de 2010

Breve apología de la tristeza

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


¡Qué distinto era todo

cuando éramos niños!


Los miedos se espantaban

en brazos de la madre.


Los obstáculos eran

canicas

de las manos fuertes

del padre...


Tal vez de mayores

sea más cómodo

ser

tristes.


Pesa demasiado

en la conciencia

sonreír a la vida

con los ojos cerrados.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)


Photobucket

Photobucket



10 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

También nuestros brazos de adultos pueden recoger el abrazo necesario, fuerte y apretado que sana la tristeza del amigo.

Te abrazo, Pedro mío.

Fuerte, fuerte. Siempre.

Suso dijo...

Benditos miedos los de niño que se iban en un instante, ahora mas que miedos son tormentos, tristezas, desconfianza por las cosas que no salen, pero bueno, pensemos que hay muchos dias que podemos abrir los ojos y sonreir a la mañana...
un excelente poema amigo mio, perdona que no pueda comentarte todo los dias como me gustaría.

RECOMENZAR dijo...

Maravilloso tu blog te espero
Un beso

Leonel dijo...

Tu apologia de la tristeza, querido Pedro, desborda ternura y verdad, pero como te ha dicho Amelia, tambien en los brazos adultos puedes encontrar el abrazo necesario para mitigar la tristeza.
Desde lejos te mando mi abrazo, amigo mío, y me siento vecino a ti.
Leo

Rosana Martí dijo...

Muy lindo tu espacio y el poema a la tristeza bordado. Te dejo mi espacio por si te apetece visitarme.

http://poemasrosana.blogspot.com

Un fuerte abrazo.

Domingo dijo...

De niños la tristeza era muy volátil, se desvanecía al dar una patada en la pelota o al saltar sobre los charcos, pero ahora, de adultos, esa tristeza se nos hace costra, cristaliza y se solidifica porque no hemos hecho por encontrar armas con que combatirla. Eso o empleamos armas inadecuadas, que ya no lo sé.

Isolda dijo...

Pedro, hoy si puedo dejarte un abrazo bien fuerte por esos y tantos otros versos que leo cada día. Cuánta razón llevas en los últimos: Pesa demasiado sonreir a la vida con los ojos cerrados.
Aunque no pueda entrar a menudo, sabes que estoy cerca de ti a través de nuestro Leo.
Todos los besos desde la la otra parte del mundo.

Mabel dijo...

Hola Pedro
Como dice Amelia un abrazo amigo nos puede dar mucha contención y disipar nuestras tristezas cuando somos adultos.
Buena semana!
Un fuerte abrazo

Roger Rivero dijo...

Son etapas de la existencia, cada una con lo suyo, me gusto, un abrazo grande.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Profundo y reflexivo este poema que nos ofreces, mi muy querido amigo. Qué razón lleva. Otro beso fuerte.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.