miércoles, 9 de febrero de 2011

Despedida

(Reposición ahora con audio en la voz del autor y música de fondo)


Photobucket


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor)


Cae la tarde.

Se despeña.

Se desnuca.

Luego sube.

Se evapora.

Se condensa.


Se trueca en nube que agoniza asfixiada

en el sucio y subrepticio amago de la noche.


Tarde desgastada en sombras y arpegios

de remoto origen y aburrida asonancia...


Tarde que se va arrastrando

como un ave

con el vuelo herido.



Photobucket

Photobucket



12 comentarios:

Roger Rivero dijo...

Muy interesante significado le otorgas al amanecer, resulta interesante ver el atardecer a través de tus ojos, y con esa voz de locutor, para el trafico, felicidades y buen finde!!!

Mª Olga Vidal Vidal dijo...

Buen blog y preciosos versos. Un saludo

Isolda dijo...

Ese día no parece que tuviera una despedida muy digna. Pero, a pesar de ello, lo transmites con una belleza grandiosa. La magnífico es que siempre amanece para volver a hacer mutis por el foro.
Miles de besos, querido Pedro.

Domingo dijo...

Y luego, tras la tarde y la noche, y parafraseando a la mítica película española, amanece, que no es poco.

Taty Cascada dijo...

Tarde tuya, tarde de poeta, tarde que se desgasta en los ojos y en las palabras, tarde hermética, tarde evaporada...
Besitos querido Pedro, antes de escaparme a los brazos de Poseidón.

Leonel dijo...

"Se trueca en nube que agoniza asfixiada
en el sucio y subrepticio amago de la noche."
Existe un modo más poetico para describir la tristeza de un atardecer de despedida? creo que no, este es muy tuyo, como dice Taty Cascada, y se siente, me sobrecoge.
Un abrazo, mi hermano.
Leo

Mariana dijo...

Dibujas con las palabras Pedro...y les pones generosamente sentimientos...¡ hermoso !
Cariños de siempre

Charo Bustos Cruz dijo...

Amigo Pedro, dibujas con tus versos una despedida tan poética, que las sombras de la tarde, perece se negasen darle paso a la noche.

Siempre es un placer leerte, amigo, gracias.

~Charo Bustos~☺

Mayte_DALIANEGRA dijo...

¡Ay mi Pedrico, tan bello como triste, mi niño! Me ha dejado un poso de amargura, porque así son las despedidas de los seres que queremos, desgastadas de arpegios...

Un beso enorme, para compensarte mínimamente esa pena que te ha inspirado, corazón.

Elvira Daudet dijo...

Queridísimo Pedro:

Bellísima agonía de un día cualquiera, únicamente memorable porque lo canta un poeta de tu extraordinaria calidad.

No he conseguido todavía escuchar tu voz "radiofónica". A mí este trasto tuyo me ningunea y me ignora sin el menor respeto. Esta bien de vez en cuando recibir una lección de humildad para compensar tantos excesos del titular de esta isla.
¿Sabes? yo también tengo una isla particular. Mi hija se llama Isla, es inteligente, dulce y hermosa, y la echo tanto de menos; vive en Londres. Ahora está en Madrid con su compañía de teatro
que va a estrenar en los próximos días, y sigo viéndola poco. Soy consciente de que los hijos no nos pertenecen; son del mundo y de sus propias vidas, pero qué pasa con las madres y esta necesidad de hablarla, acariciarla y llenarla de besos?
Perdona el rollo, pero estoy segura de que tú me entiendes ahora.
Un abrazo fraternal
Elvira

María Socorro Luis dijo...

Enredada en tus versos y en tu voz, contemplo contigo el derrumbe de la
tarde.

Y me abrazo a tu abrazo.

Soco

Trizbeth dijo...

¡MAGISTRAL! Te felicito, me ha simplemente emocionado :)

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.