martes, 15 de febrero de 2011

Mariel

(Reposición ahora con audio en la voz del autor y música de fondo)


A mi éxodo en 1980, de mi poemario Insomnia, 1988


(Este poema fue escrito en 1985, para conmemorar el quinto aniversario de los hechos del Éxodo de Mariel, en 1980, cuando se estableció el puente migratorio Mariel-Cayo Hueso por el cual huyeron del régimen dictatorial de Fidel Castro 125 000 cubanos, tras la toma de la Embajada de la República del Perú, unos días antes, por parte de 10 000 cubanos desesperados por salir de la Isla. Este poema me define y define la generación de escritores, poetas y artistas a la cual pertenezco histórica y conceptualmente. Y ya 'Cuba no fue' más para ninguno de los que salimos ni para aquellos que se quedaron, hasta el presente).



(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor)


Tengo aún en los oídos

el eco de los insultos.


Abrazo el viento

que me hace

promesas

venideras

mientras la costa agoniza

en un ocaso de espuma.


Tengo aún en los oídos

el eco de las lágrimas

y la visión dolorosa

del éxodo

se pega a los ojos.


Miro atrás y una estrella

llora,

y las flores de mayo

ocultan las corolas mancilladas,

y las aves callan,

y el sol se avergüenza

y se pone

en una explosión

de púrpura escarnecida.


Atrás quedan las máscaras

y los esperpentos de Inclán.


Atrás quedan las consignas

y los cánticos.


Atrás queda la imagen de la frente ancha;

la cabeza baja,

los ojos vacíos.


Tengo aún en mis oídos

el eco de las razones,

y la rebeldía hecha un río

que baña la piel.


Allá quedaron las historias

de españoles y mambises.


Allá quedaron

mis sueños abortados.


Allá se mueren

las esperanzas.


Allá descansan

mis raíces.




Photobucket

Photobucket



12 comentarios:

Amelia Díaz dijo...

En cama, con un virus que me hace vomitar sin cesar, paso a darte mi abrazo y mi cariño eternos, que brotan siempre del corazón pero, cuando te leen tan desgarrado, querrían ser más que abrazo.

Te quiero, Pedro mío.

María Socorro Luis dijo...

Terrible belleza la de este poema del exilio, de la renuncia a lo que amas, de la impotencia...
Terrible tristeza por el despojo, por el impune poder de la fuerza y la espada.

En fin, te queda la poesía.

Un enorme y cariñoso abrazo.

Leonel dijo...

Esa parte de nuestra historia la viví con solo 9 años, cuando nos inculcaban y nos llevaban por las calles haciéndonos gritar los insultos que te hirieron, y aunque no tenga culpas, me duele tu dolor. Tuve que crecer para entender lo que probó tu generación para llegar a arriesgar y escapar, tuve que vivirlo en mi piel para saber lo que significaba la opresión de las ideas, la falta de libertad, no poder amar a quien nos da la gana, y finalmente llorar contigo, mi hermano, porque allí, siguen aún nuestras raíces.
Un abrazo fuerte, para ti y para todos los hermanos cubanos dentro y fuera de la isla.
Leo

José Antonio Fernández dijo...

Ha de ser muy duro pasar esa situación, tener que dejar el país de uno, en fin, muy duro.
Has expresado con tu poema muy bien esos sentimientos.
Un abrazo.

MariluzGH dijo...

Lloro contigo, con todos, por tantas ilusiones robadas; por tanta mentira institucionalizada; por tanto abuso imitación del abusador derrocado. Tengo amigos allá -en la isla- convencidos de que deben quedarse y aquí es España que lograron salir -y volver a la tierra de donde salieron sus abuelos buscando dignidad- para recuperar la suya propia.

Para ti, para todos ellos mi admiración, mi respeto y mi cariño siempre.

Dos abrazos y un beso

angelcifu dijo...

Desgarrador, el lamentable exilio
de la tierra donde descansan sus raices...me emocionó de nuevo,
sus palabras me dolieron.

Un abrazo Amigo

salud y alegría))

rolazaid dijo...

Muy Buena entrada Pedro, un poema que toca hondo en muchos de nosotros ,los marielitos,el exodo del mariel marco mi vida como la de muchos otros,dias inolvidables,dias dificiles para toda la familia que tuvimos que soportar la infamia y el odio y el rencor de muchos que por la simple razon de querer salir en busca de un futuro mejor,pero gracias a Dios esta tierra nos abrio las puertas como ls hace a todos los emigrantes que buscan libertad y bienestr,un saludo,.pedo. Lazaro.

Charcos dijo...

Mi querido Pedro, hoy te abrazo fuerte fuerte, hoy y ayer y mañana y mientras dure lloraré con vosotros.

y aprieto los dientes esperando que vuestro sueño sea verdad en el próximo amanecer.

Paloma Corrales dijo...

Duele tanto, Pedro: "sueños abortados, muertas esperanzas..." Eso, es lo que hay que conservar, recuperar o reinventar, es la única forma de sobrevivir.

Un abrazo de dos vueltas.

Rodolfo Cuevas dijo...

Saludos, mi muy estimado hermano Pedro:
He aquí reflejado, en éste, tu histórico poema, lo que siempre digo y redigo y no me cansaré nunca de decir y redecir: las dictaduras todas, sin importar que sean de derecha del centro, de izquierda o de uno de los extremos, siempre castran lo mejor del ser; por ende, los dictadores, sean éstos de donde diablo sean, son los peores enemigos de la humanidad y su desarrollo; por tanto, desde aquí grito bien fuerte: Que viva la LIBERTAD.
Abrazos muy fuertes y solidarios, hermano antillano. Sepa que se le quiere mucho.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Bellísimo este poema que nos repones, Pedro, pero tan triste...y es que nada hay que más dolor deje en el alma que dejar atrás la tierra que nos vio nacer. Una lástima que una revolución que debería haber servido para mejorar las condiciones de vida de los cubanos y las libertades, causase el efecto contrario y convirtiese tu isla en una cárcel o en un país sin esperanzas de salir adelante.

Ojalá que las cosas cambien y Cuba, en un futuro próximo abra sus puertas para todos los hijos que viven ese exilio forzoso o forzado y que se hermanen sin rencores y que la alegría que siempre latió en ese pueblo, se renueve porque haya poderosos motivos para ello.

Un beso grande, mi niño cubano.

Amilcar Blanco dijo...

¡Qué doloroso, querido Pedro, habrá sido partir de una Cuba tan amada! Te veo, escucho, siento (oigo y siento a tus compatriotas)alejándote de la costa de tu isla natal y puedo un poco asomarme a ese ir construyéndote vos mismo como una isla en parte y debo decirte querido Pedro que, como pueda, acompaño tu sentimiento y espero que la libertad vuelva alguna vez a tu patria. Un enorme abrazo sin partir.-

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.