miércoles, 2 de febrero de 2011

Tres haiku imperfectos para un conjunto sin tacha

(Con audio en la voz del autor y música de fondo)


Photobucket


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor)


Abrocharé

tu sonrisa con el

zíper de mis besos.


Desnudaré

tus caricias con las

manos del deseo.


Aplacaré

mi fogaje con la

savia de tu sexo.




Photobucket

Photobucket



8 comentarios:

Carmela Rey dijo...

Hola Pedro:
Me ha encantado escuchar tu voz de la mano de estos tres haikus, según tú imperfectos. La verdad es que te transportan alto y lejos.


Mi querido amigo, al final he decidido que es mejor llegar a tu isla volando, ya sabes que lo de nadar, no se me da bien, asi es que prepara los prismáticos para cuando me veas llegar.
Un fuerte abrazo

Paloma Corrales dijo...

Pasión en estado puro. No sabes el bien que me ha hecho, hoy que tengo el frío metido en el cuerpo.

Besos "con sonrisa desabrochada".

Taty Cascada dijo...

Querido Pedro:
Sensuales y carnales haikus. ¡Bien poeta! en pocas palabras lo has dicho todo.
Un abrazo.

Mabel dijo...

Guauuuuuuu, cuanto dices en tan pocas palabras. Para mí perfecto!!.
Sos un genio!. Me encantó!
Abrazo y besotes

Isolda dijo...

¡Qué maravilla desnudar tus caricias con mis manos! Una imagen de pasión y deseo absoluto.
Besos como los prefieras, poeta.

Leonel dijo...

Y que viva la imperfección que apasiona, hoy me costó entrar pero al final lo logré.
Me encantaron tus pseudohaikus o haikus imperfectos, como los quieras llamar, yo los llamaría poesía.
Un abrazo fuerte para ti, mi hermano.
Leo

Elvira Daudet dijo...

Querido Pedro:

Parafraseando tu título genial, tres haikus imperfectos pero volcánicos. ¡Qué viva lo imperfecto, si con sus llamas prenden las cenizas y encandilan a los muertos!
No soy yo muy devota de esta fórmula poética,tan de moda en los blogs últimamente. Soy poco asiática y medida por naturaleza; soy más bien torrencial y tengo que esforzarme para hacer poemas cortos, que siempre me quedan como amputados, limitados de intensidad. Pero estos tuyos son brillantes fogonazos.

Hay una copla de Carlos Cano que dice: "... La Habana es Cádiz con más negritos/ Cádiz La Habana con más salero". Es verdad, las dos ciudades parecen gémelas hasta en los artísticos descascarillados de las fachadas, pero a lo que voy es que los gaditanos, como buenos andaluces, son exagerados sin límites. En esto también os pareceis, prueba de ello es tu último comentario en mi blog, tan, tan exagerado que me hizo ruborizarme. Es cierto que la poesía es un exceso en sí misma, y no existe un gran poeta que no exagere la realidad que le duele, aunque sea tan cierta le mate de verdad. Pero los excesos verbales no son aptos para la vida normal porque dejan descolocado al que los recibe. Así estoy yo: totalmente descolocada desde que recibí tu comentario. ¡Ay, chiquillo, escribes un haiku imperfecto y arde Troya!, escribes a tu vieja amiga y me dejas abrumada y sin reacionar varios días. Mi pobre corazón no está ya para excesos.

Te quiero mucho y valoro cada palabra que escribes.
Un Beso.
Elvira.
¡Ah!, hoy ha sido el blog de Leo el que no me ha permitido entrar.

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Bellísimos y muy sensuales estos haikus, Pedro, aunque a mí me parecen perfectos y el conjunto, intachable, por supuesto. Otro besito, cielo.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.