sábado, 2 de enero de 2010

Día 2


Sol en lo alto

y viento

en travesura de hojarascas.


Tibia mañana,

cálido día:

regalo

en compensación

de nocturna,

gélida

desoladora

ventisca.


Volando la mirada,

el horizonte

es una línea

azul

demarcada

como puerto

hacia el infinito...


Caminar

y sentir el sol

en la espalda

es

imperativo

que gravita.


Hoy

quiero oír

campanas

y refugiarme

en las sonrisas de los niños.


Hoy quiero luz

en los ojos

y salitre de tu piel

en mis labios

cansados de frío.


Hoy

podría irme al mar

y flotar

en su cresta

sobre la dicha

del momento.


Hoy es un día

esplendoroso

para compartirlo

con el año

que gatea.




2 comentarios:

Ruth dijo...

Precioso poema que infunde ganas de vivir el día a día como si fuera único y especial.

Me gusta tu casa, o tu isla, pasaré asiduamente.

Besos.

Pedro F. Báez dijo...

Ruth, ¡qué bueno que te gusta y te motiva el poema! Llevaba dos días con 'gorrión', o como dicen en la provincia cubana de Camagüey, con 'pasión de ánimo'. Hoy el día ha estado maravilloso y ha tenido un efecto muy positivo sobre mi estado anímico... Te deseo lo mejor para 2010 y bienvenida siempre a mi Isla. Abrazos.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.