viernes, 26 de marzo de 2010

Finitud

(Con audio en la voz del autor)


Photobucket


Bebí del mar y su sal

buscando

el sabor

de tu cuerpo.


Tragué piedras

queriendo

saciar

la gangosa antigüedad

de mi hambre.


Libé tu sangre

ilusionado

de que en mí

tu amor renacería.


Maldije el cielo

cuando supe

que te habías

ido

para siempre.


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)




5 comentarios:

Anouna dijo...

Cuanto bien, y cuanto mal nos puede hacer amar. Querermos bebernos todo, saciarnos completamente, entregar hasta quedarnos sin nada, luego, nos damos cuenta, que nada hay con nosotros, y tiramos las culpas hacia lo más grande que vemos, tan grande como el dolor que se siente, sólo ahí se puede vaciar todo lo que duele la ausencia de la persona que se ama.

Un poema hermoso, sentido, desgarrador.

Un abrazo grande,
Anouna

M. Angel dijo...

BEBÍ DEL MAR Y SU SAL
buscando tener tus besos
para apagar este mal
que me cala hasta los huesos

Amigo mío, profundos y maravillosos versos nos regalas.

Gracias por tu lindo comentario a mi poesía

Abrazo sincero

M. Ángel

Pedro F. Báez dijo...

Gracias Anouna y gracias M. Ángel por sus visitas a mi Isla y por sus hermosos comentarios. Y gracias a ti, querido M.A., por inspirarte en uno de mis versos para dejarme el regalo de uno de tus bellos poemas. Abrazos para los dos.

Jacque dijo...

Vim convidar pra ver o vídeo que fiz, no Blog: Sentimentos.

http://sentimentos-jacque.blogspot.com

Se tu quiseres dar uma olhada...
Sigo tu Blog.

Beso con ternura

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Poema de amor y desamor, de sensualidad y abandono...El amor, que nos brinda tantas alegrías, puede también sumirnos en la desesperación más absoluta. Otro beso.

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.