viernes, 29 de octubre de 2010

Parte oftalmo-estético número 2 (a la manera de un habanero contento y al estilo del gran Luis Carbonell)

(Con audio en la voz del autor)


Hemos estado en estos últimos días un poco serios y agobiados, con noticias desagradables y conmemoraciones de fechas solemnes que llaman a la reflexión e invitan a la tristeza y la melancolía. Quiero casi-despedir este primer mes de otoño con algo más alegre y jocoso, que nos haga reír, reírnos de nosotros mismos y sonrojar, para sentirnos vivos.


Declamo este poema mío (al final, después de la estampa en video que ilustra esta entrada) ambientándolo no sólo con el acento popular más genuino de La Habana (existen diferentes acentos coloquiales dentro de Cuba), sino también recitándolo en el estilo vernáculo y riquísimo de declamación de Luis Carbonell, el Gran Acuarelista de la Poesía Antillana, Maestro indiscutible y estrella absoluta e indisputable del género en todo el mundo.


He de advertir, para sensibilidades poéticas más refinadas, reservadas y excelsas, que este poema contiene lenguaje explícito y mucha picardía.


Disfruten.


Luis Carbonell en la estampa cubana "¿Y tu abuela dónde está?"



Ya tengo mis espejuelos

ya me arreglaron los lentes

me estiraron las arrugas

y me blanquearon los dientes.


Me pulieron la cabeza

con tesón y con desvelo

lástima que a estas alturas

no me crezca ya ni un pelo.


Me hincharon con cataplasmas

atacando así lo viejo:

me inyectaron las papujas

la papada y los pellejos.


Me dieron golpes con yerbas

de terapia estimulante

me trataron con aceites

con enemas y un purgante.


Después de tanto ajetreo

de verdad que quedé chulo:

con una sonrisa amplia

desde la cara hasta el culo.


Resulta que el cirujano

no encontró la diferencia

entre la boca que ríe

y el tubo de las urgencias.


Ahora, cuando bostezo

aunque sea con disimulo

no sólo se ven las muelas

sino los pliegues del culo...


Está bueno que me pase

por vanidoso y verraco

ahora me crecen cabellos

implantados del sobaco.


Me perdonan si despido

con premura este poema

¡tengo seca la garganta

y el esfínter ya me quema!


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor. Puede apagar el sonido del blog si éste interfiere con su audición)

Photobucket


Photobucket

Photobucket



4 comentarios:

Leonel dijo...

Amigo Pedro, me has traído recuerdos lindísimos de Cuba y me has hecho sonreír con el video de Luis Carbonel.De tu poema, te digo que ese lenguaje ardito, picaro y explicito que dices, es parte del folklore popular cubano,, de su gente, y que haces bien a no perder, porque son nuestras raíces, que gusten o no quien lo lee.
Te mando un fuerte abrazo.
Leo

M. Angel dijo...

Hola Pedro, como siempre felicitarte por las poesías que nos regalas

Deseo pases feliz fin de semana
Abrazo
M.Ángel

Mabel dijo...

Jajajaja!!, me encantó, mes has hecho reir hombre!. Todo eso te hicieron?. Esta breve síntesis de tu realidad, en un vocabulario que tambien es el nuestro, el cotidiano, me da la impresión de que has quedado de diez. Reirse de uno mismo y ponerle humor a lo que nos acontece, demuestra autoestima.
Besos
Buen Fin de Semana

Mayte_DALIANEGRA dijo...

Oh my God! Jajaja, entre el vídeo de Luis Carbonell y tu poema, Pedro, es que no paro de reír, jaja, por si acaso no se me ocurrirá acercarme a ningún quirófano de plástica, jajaja. Muchos besos, mi muy querido Pedrito el Cubano y disfruta del fin de semana, que lo tenemos ya cerquita.

Se ha producido un error en este gadget.
Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.