martes, 25 de enero de 2011

Nocturno de la muerte

(Reposición ahora con audio en la voz del autor y música de fondo)


Photobucket


(Active si desea escuchar este poema en la voz de su autor)


Sobre la frente

el húmedo óvalo de un beso único.


La muerte

—matrona excelsa de viejas cábalas—

estrena sus alas en inalcanzable vuelo

de idílica danza interminable

que presta harapos de sueño

al desnudo lastimoso

de las dalias ya marchitas.


¡Paz!


Tranquilidad

desolada flotando en la yerta

sombra...


Belleza terrible de umbría amenaza

confundida en morbosos trazos

de imaginación y desesperanza.


Del otro lado de la puerta

reposa

la calma absoluta e

en su dominio estelar

sin flores

ni montañas

ni cerraduras

bajo el reflejo en tangible escrutinio

de cálidas lunas

solitarias.



Photobucket

Photobucket



10 comentarios:

Paloma Corrales dijo...

Tremendamente hermoso, Pedro, imagino que ha de ser así como un instante único, pero siempre pienso que en medio de esa soledad que vendrá de la mano de una singular y bella calma comprenderé.

Besos dobles.

Charcos dijo...

al final todos caminamos, corremos o nos precipitamos a ese fin, que a veces es más atrayente de lo razonable.

La nada y su calma, la calma y su paz.

besos

Isolda dijo...

Mejor no imaginar, querido Pedro, prefiero pensar en los últimos versos, donde todo fue, es y será calma absoluta. Si pudiéramos aseverarlo! Terrible y hermoso tu poema, como la vida, como la muerte.
Besos siempre luminosos.

elisa...lichazul dijo...

la muerte , una meta insalvable
Felicitaciones Pedro , un trabajo redondo

(hacía tiempo que no venía, perdida en el tiempo y espacio pixelado:D

Tuti dijo...

Desde la línea del abrebocas se dibuja un poema que gravita y sumerge los sentidos. Celebro el encuentro con tu palabra y, no sólo en este poema, sino en los varios que he leído hoy de tu blog y dejan el buen sabor de las búsquedas que inducen a la reflexión del pensamiento.

Un fuerte abrazo,

Anna Francisca

Leonel dijo...

Qué tendrá que tanto nos atrae y al mismo tiempo nos repele, será la calma o saber que llegará?
Excelente POEMA, así con mayúsculas, amigo mío, por ahora, es mejor que ella siga reposando detrás de la puerta en su calma absoluta.
Sigamos vivos, aunque siga doliendo.
Un abrazo fuerte.
Leo

Mery Larrinua dijo...

Lleno de matices y emociones tus versos!
un abrazo

Gino dijo...

Tremendo y profundo, asusta un poco que alguien traduzca eso a la palabra y lo haga, de paso, tan magistral.
Un abrazo desde el sur
Gino

Sombragris dijo...

Pedro,Tu nocturno...hermoso,y sereno a la vez que cierto..."Sobre la frente
el húmedo óvalo de un beso único"...principio y final...y principio siempre (Al menos eso creo)...SE ve que ni tu ni yo la tememos y eso me hace sentirme bien...pues parecerme en algo a ti es un orgullo...una abrazo enorme,Perico
C.D.-tE DEJE UN REGALO EN MI BLOG...GRACIAS POR ESTAR Y SER

Sombragris dijo...

POr cierto me gusto el comentario de PAloma Corrales...lo comparto...

Mi foto
La Habana, Cuba, Los Ángeles, Estados Unidos
Nacido en La Habana, Cuba, el 3 de diciembre de 1960. Emigra a Estados Unidos en 1980, a través del éxodo masivo de Mariel. Ganador de numerosos concursos de poesía, literatura y ensayo en Cuba y Estados Unidos. Publica su primer poemario, "Insomnia" en 1988, con gran acogida por parte de la crítica especializada y el público. Considerado por críticos y expertos como uno de los poetas fundamentales y representativos de la llamada Generación del Mariel junto a Reinaldo Arenas, Jesús J. Barquet, Rafael Bordao, Roberto Valero y otros.